Santiago.- La Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), solidarizó con los vecinos y autoridades locales de las comunas de Quintero y Puchuncaví que se encuentran con alerta amarilla debido a la contaminación atmosférica de la que son objeto, y como órgano gremial expresaron su preocupación por la salud de quienes habitan en lo que han denominado “zona de sacrificio”, y llamaron a las autoridades nacionales a “no dejar pasar por alto esta nueva emergencia ambiental que afecta a la zona”.

Fue el Secretario Ejecutivo de la AChM, Iván Borcoski quien se refirió a estos hechos destacando que “desde la AChM, llevamos años planteando que es inaceptable el castigo ambiental que sufren algunas comunas. Lo que está sucediendo en Quintero y Puchuncaví es expresión de aquello. Til-Til vive una situación similar con una concentración de vertederos y rellenos sanitarios. Mejillones por su parte debe soportar la concentración de termoeléctricas, por nombrar algunos ejemplos”.

Borcoski aclaró que “no es un problema de este gobierno, tampoco del que pasó. Es la indolencia del Estado Central incapaz de enfrentar los problemas que se viven en los territorios y que superan con creces lo que pueden resolver los municipios”.

Sobre la realidad que están viviendo estas dos comunas de la región de Valparaíso, el Secretario Ejecutivo de la AChM remarcó que “esta es otra expresión que la desigualdad también es territorial. No hablamos solamente de desigualdades en lo económico y en lo social. Las desigualdades son también territoriales”.

Consultado sobre lo que están haciendo los Municipios sobre estos temas, Borcoski anunció que en los próximos meses se realizará una importante reunión de Alcaldes en Santiago, donde los representantes comunales analizarán la realidad que viven varias comunas que están siendo afectadas por episodios de contaminación de diverso tipo y de diversas fuentes.