El Mandatario encabezó este encuentro junto al Presidente de Francia, Emmanuel Macron, el Presidente Colombia, Iván Duque de Colombia y el actor Harrison Ford, de Conservation International. En el encuentro se lanzó una nueva iniciativa mundial para la cooperación en la conservación de bosques, la protección de la biodiversidad y la reforestación de los bosques lluviosos en la Amazonía y otras zonas del mundo.
Estados Unidos.- “Estos son verdaderos tesoros de la humanidad y hoy día están siendo peligrosamente amenazados por los incendios forestales y por la deforestación y, en consecuencia, requieren urgente y eficaz protección”, dijo el Presidente Piñera en la ocasión, en la que además destacó la urgencia y la necesidad de afrontar esta realidad mediante una colaboración internacional. En el encuentro también participó la Canciller alemana, Angela Merkel, el Presidente de Bolivia, Evo Morales y otros Jefes de Estado.

Los bosques lluviosos son los pulmones del planeta y son esenciales para contener el calentamiento global y proteger la biodiversidad del planeta.

“Esta Alianza por los Bosques Lluviosos que empezó a gestarse en una reunión del G7, que se consolida en esta reunión en Naciones Unidas, va a tener una nueva etapa y una nueva oportunidad en la COP25 que celebraremos en Chile en diciembre de este año”, añadió el Jefe de Estado.

El Presidente Piñera además destacó que esta alianza se orientará principalmente en proteger y conservar mejor los bosques lluviosos y toda la biodiversidad que albergan; compatibilizar este cuidado con el uso sustentable de los recursos en las zonas en que se encuentran; la colaboración internacional y el respeto a la soberanía de los países donde se ubican estos bosques.

En todo el mundo, desde el Sudeste Asiático hasta África y América, los bosques lluviosos se encuentran amenazados por los incendios forestales y la deforestación.

El Presidente Piñera ha mostrado su firme compromiso con la protección de los bosques. En agosto, tras la cumbre del G7, el Mandatario coordinó la ayuda para combatir los incendios que afectaban a la Amazonía, visitando Brasil y Paraguay, además de anunciar el envío de cinco aviones coordinados por Chile, que están colaborando en la zona.