Jueves, 09 de abril 2020.- El Minvu no se detiene. Esa es la consigna con la cual el Ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, ha enfrentado estas duras semanas por la que atraviesa el país producto de la crisis sanitaria a causa de la propagación del COVID-19. Y es que, siguiendo todos los protocolos establecidos por la autoridad sanitaria, se ha acelerado la entrega de más de 1000 viviendas hasta la fecha.

“Estamos viviendo momentos complejos. La propagación de este inesperado virus ha hecho necesario que busquemos nuevas fórmulas de trabajar y ayudar a quienes más lo necesitan. Por eso hemos decidido apurar un poquito aquellos proyectos que ya están en una última etapa para su entrega, para que las familias puedan comenzar a habitar sus casas nuevas, sin duda en un lugar más seguro para enfrentar la pandemia”, aseguró Monckeberg.

El ministro explicó que “estamos evitando que esas personas sigan viviendo muchas veces por ejemplo en condiciones de hacinamiento, lo es un factor de riesgo para la propagación de este virus, y también dar una mano desde lo económico a muchas familias que lo están pasando mal en ese sentido”.

El secretario de Estado enfatizó que todas estas viviendas se están entregando sin ceremonias y bajo todas las medidas de seguridad de higiene sanitaria. “Estamos trabajando con protocolos de seguridad sanitaria resguardando los máximos detalles. Las viviendas se entregan en forma parcelada, de a pequeños grupos, todos con mascarillas y guantes, sin presencia de autoridades ni nadie ajeno a las personas que reciben su vivienda. Debemos ser extremadamente responsables en esto”, puntualizó.

Así es como, por ejemplo, en la Región Metropolitana se buscó una fórmula para entregar certificados de habitabilidad para que las familias puedan ingresar a sus hogares lo antes posible. Esto debido a –en este caso- también la presión de las propias familias quienes temen que se tomen sus departamentos y porque, además, quieren pasar cuarentena en sus nuevas viviendas y no en los lugares donde están de allegados, en donde presentan altos grados de hacinamiento. En esa línea, durante las últimas dos semanas se han entregado 501 viviendas para familias de La Florida, Renca y Talagante.

En total, en las últimas dos semanas en la Región Metropolitana se han entregado 501 viviendas; mientras que en Coquimbo se entregaron 150 casas; en Atacama 116; en Chaitén, región de Los Lagos, 60; en Aysén 105; y durante esta semana se estarían entregando 386 nuevas viviendas en la región de Ñuble. Todas estas entregas corresponden a viviendas sociales pertenecientes al programa del Fondo Solidario de Elección de Vivienda (DS49).