Desde el comienzo del avance de la pandemia por Covid-19 que afecta a todo el mundo, unas de las acciones que comenzaron a tomar todos los gobiernos fue el cierre de sus fronteras, especialmente para el tránsito de personas, lo que provocó que muchos extranjeros quedaran a la espera de poder volver a sus respectivos países.

En Chile el Servicio Nacional de Aduanas ha sido una de las instituciones que ha participado en las diversas coordinaciones para concretar con éxito la repatriación de argentinos, especialmente desde la zona centro sur del país, para lo que se ha requerido el trabajo conjunto de los diversos organismos que controlan las fronteras en Chile y Argentina.

Estos operativos han requerido el reforzamiento de turnos por parte de los funcionarios aduaneros y también la adopción de todas las medidas sanitarias que corresponden para evitar el contagio del virus.

La Aduana de Talcahuano fue parte de una de estos procesos facilitando que una importante cantidad de personas pudieran regresar a su país a través del control fronterizo de Liucura y Pino Hachado, en la Región de la Araucanía. Esto ocurrió el 20 de mayo, cuando más de 200 vehículos entre buses y automóviles pasaron por los controles.

En tanto, la Aduana Regional de Coyhaique también ha encabezado varios de estos operativos desde el 23 al 26 de mayo, logrando que tanto chilenos como argentinos pudieran regresar a sus respectivos hogares desde o hacia la ciudad de Comodoro Rivadavia principalmente.

Los procedimientos en la Región de Aysén se realizaron a través de Paso Fronterizo Integrado Huemules, en Balmaceda, hasta donde llegaron decenas de personas que fueron fiscalizadas y revisadas las mercancías que portaban, usando para ellos diversos métodos y al binomio canino.

En la Región de Magallanes y la Antártica Chilena también se han estado realizando este tipo de operativos tanto para chilenos como argentinos, una vez que las autoridades trasandinas han abierto sus fronteras. A través del paso fronterizo Integración Austral para permitir, en los últimos días,  alrededor de 140 argentinos varados en Chile pudieran retornar a la provincia de Santa Cruz tanto en buses como en automóviles.

También por el paso fronterizo San Sebastián circularon vehículos particulares con regresando al país vecino y algunos chilenos retornando, en este caso hacia o desde las localidades de Ushuaia y Río Grande en Tierra del Fuego.