En las operaciones desarrolladas en la Antártica chilena, son distintos los implementos de superficies utilizados, las cuales vienen a ser parte del importante sostenimiento logístico que realiza la Institución en el continente blanco.

Uno de estos elementos son las barcazas “Skua”, las cuales por su bajo calado pueden operar en zonas sin muelles, desde buques a tierra, transportando personal, contenedores y carga a granel, permitiendo en forma versátil arribar en diferentes zonas de difícil acceso en complejas condiciones de navegación.

Compuesta por dos cuerpos unidos por un sistema de soportes adaptables, con 9,5 metros de eslora y 6 metros de manga, tienen una capacidad de carga de 20 toneladas, alcanzando una velocidad de 6 nudos (12 kilómetros por hora), gracias a dos motores independientes fuera de borda de 250 HP, permitiendo recalar a la costa por medio de dos ramplas operadas por medio de un sistema de poleas.

Imprescindibles en las Campañas Antárticas, operando en la actualidad desde el AP 41 “Aquiles” y LSDH  91 “Sargento Aldea”, fueron desarrolladas por ASMAR Magallanes en base a las experiencias y requerimientos establecidos en distintas campañas antárticas, basándose su diseño en distintos componentes, los cuales dieron como resultado un implemento que se adapta a las difíciles condiciones de navegación e inexistencia de infraestructura portuaria, proviniendo su nombre de un ave que habita las zonas costeras del Territorio Chileno Antártico.

Su versatilidad en operación, facilidad de transporte, así como su fácil mantenimiento, son parte de los argumentos que han consolidado la operación de este tipo de barcazas en las difíciles condiciones meteorológicas del territorio antártico, permitiendo realizar despliegues seguros y rápidos en las maniobras de abastecimiento que se desarrollan durante la campaña.

De esta forma las barcazas “Skua” son un elemento fundamental en el rol de sostenimiento logístico de la Institución, tanto las operaciones que involucran a bases nacionales como extranjeras, siendo parte del esfuerzo desplegado en el beneficio del Desarrollo Nacional y presencia del Estado, Seguridad e Intereses Marítimos así como la Cooperación Internacional en el Territorio Antártico.

El próximo muelle de transferencia de carga y pasajeros, que se construirá en Bahía Fildes en la Antártica, precisamente incluye en su diseño el poder operar con las barcazas “Skua” de la Armada, potenciando sus capacidades y su rol en el sistema logístico en el continente blanco