Santiago.- Tras una primera semana de campañas electorales, con candidatos y candidatas desplegándose en todo Chile para obtener un lugar como alcaldes, concejales, gobernadores o constituyentes, la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD) subraya la necesidad de proteger los derechos de autor, a la hora de utilizar canciones como jingles o himnos de campaña.

Esto debido a que en ocasiones anteriores se han denunciado casos de campañas que utilizan obras sin el consentimiento de sus creadores, incluso con alteraciones de letra para hacerlas alusivas a la candidatura en cuestión.

Al respecto, el Director General de SCD, Juan Antonio Durán, recordó que la utilización de obras musicales debe contar con la autorización correspondiente entregada de forma previa por los autores, ya sea que se trate del registro original, una reinterpretación o una versión con distinta letra. “De lo contrario, se vulneran los derechos de explotación económica que tiene el autor sobre su obra y sus derechos morales para decidir qué productos, ideas o servicios quiere o acepta asociar a ella”, explicó.

En tanto, el Presidente de SCD, Horacio Salinas, agregó que “respetar esto responde a principios y leyes permanentes, pero en el contexto actual se vuelve especialmente sensible, puesto que los artistas vienen de casi un año en que las autoridades no los han acompañado en la peor crisis que ha vivido el sector musical. Lo mínimo, entonces, es que quienes aspiran a ocupar cargos públicos respeten sus derechos, traten sus obras de la forma que corresponde y soliciten siempre las autorizaciones correspondientes”, agregó.

Quienes deseen hacer uso de una canción, pueden acudir a SCD como intermediario para la obtención del permiso, que debe ser solicitado por escrito desde las candidaturas. Si luego correspondiere o no un pago, es algo que deciden los propios autores de la pieza en cuestión, al igual que los posibles montos involucrados.

En caso de incurrir en procedimientos que constituyan una vulneración a los derechos de autor, los infractores arriesgan acciones civiles o penales en contra.