A continuación, el discurso completo del Presidente Piñera referente a la situación sanitaria en el país:

En Chile, y en gran parte del mundo, estamos enfrentando un grave rebrote de la Pandemia, una nueva embestida del Coronavirus.

Sabemos que ha sido un año difícil y doloroso, y quiero serles muy honesto: los días y semanas que vienen también lo serán. Todos estamos cansados, muy cansados. Llevamos un año sin poder abrazar a nuestros seres queridos, muchos han perdido sus trabajos o visto reducidos sus ingresos, los niños no han podido compartir con sus compañeros de colegio, no podemos vivir en plenitud nuestras vidas y, lo más doloroso, muchos han perdido seres queridos.

Sabemos que estos sacrificios y privaciones han provocado mucho dolor, temor y angustia a las familias chilenas.

El rebrote de la pandemia ha aumentado el número de contagiados y más personas han debido ser hospitalizadas, lo que está exigiendo hasta el límite de sus capacidades al personal y a nuestro Sistema de Salud que, a pesar de todas las dificultades, siguen prestando las atenciones médicas que los pacientes necesitan.

Este rebrote de la pandemia y nueva embestida del Coronavirus está ocurriendo en prácticamente todo el mundo, ha colapsado muchos sistemas de salud y tiene en jaque incluso a los países más desarrollados del mundo.

Como gobierno, estamos trabajando sin descanso y haciendo lo humanamente posible para controlar la Pandemia y entregar la mayor ayuda y alivio posible a las familias que lo necesitan.

Hemos aumentado significativamente el número de camas críticas, recurriendo a todas las opciones posibles, para poder seguir atendiendo a los enfermos.

Hemos restringido la movilidad a través de cuarentenas y cordones sanitarios. Hoy más de 16 millones de compatriotas están en cuarentena. Estamos plenamente conscientes de las dificultades y sacrificios que estas medidas significan para las familias chilenas. Pero proteger la salud y la vida de todos nuestros compatriotas es definitivamente nuestra primera prioridad.

Estamos impulsando con gran fuerza la vacunación masiva y ya hemos vacunado a más de 6 millones de personas. Los efectos protectores de esta vacunación masiva se irán manifestando crecientemente en el tiempo.

También estamos comprometidos con seguir fortaleciendo la Red de Protección Social. Ayer empezamos a pagar un nuevo Ingreso Familiar de Emergencia y hemos mejorado y extendido este beneficio para cubrir los meses de abril, mayo y junio. Y así dar tranquilidad y llevar ayuda y alivio a más de 14 millones de compatriotas, que sin duda lo necesitan.

Ayer la Cámara de Diputados aprobó nuestro Proyecto de Ley que permite otorgar un nuevo y fortalecido Bono Clase Media de 500 mil pesos, que crecerá hasta 750 mil pesos según la composición del grupo familiar.

También aprobó un préstamo solidario de hasta 650 mil pesos que podrá ser solicitado en tres oportunidades y tendrá muchas facilidades. El beneficio también se extenderá a cerca de 360 mil jubilados que reciben rentas vitalicias.

Agradecemos a la Cámara de Diputados su colaboración en este fortalecimiento y extensión de la Red de Protección Social, que juntos hemos construido y seguiremos fortaleciendo y expandiendo para que esté disponible todo el tiempo que sea necesario, mientras las familias chilenas necesiten apoyo y alivio.

A pesar de todos los esfuerzos y sacrificios que las familias chilenas han debido enfrentar, hasta que hayamos vacunado al 80% de la población, necesitamos hoy más que nunca el compromiso y aporte de todos nuestros compatriotas. Pero además de la vacunación masiva todos, todos tenemos que colaborar extremando las precauciones y cuidados personales, como el uso de mascarillas, lavado de manos, distanciamiento social y ventilación de los lugares cerrados.

Así, no solo protegeremos nuestra salud y vida. También protegeremos la salud y vida de nuestras familias, nuestros seres queridos y nuestra comunidad.

Siempre supimos que marzo y abril serían meses muy difíciles y nos esforzamos en preparar y poner en marcha el “Plan Otoño” para enfrentar estos tiempos de adversidad.

Sé que muchos han sentido temor ante el aumento de los contagios. Y quizás muchos no entienden por qué, si hemos vacunado a más de 6 millones de personas, esto todavía no se refleja suficientemente en los números. La experiencia internacional muestra que la protección de las vacunas no es inmediata, pero sí es efectiva. Les pido paciencia y sepan que seguiremos trabajando sin descanso para vacunar y proteger a todos nuestros compatriotas durante este segundo trimestre. Hasta ahora, casi todos los mayores de 57 años ya han sido vacunados y están razonablemente protegidos.

Y lo más importante, y que nos llena de reconocimiento y gratitud es la unidad, compromiso, coraje y solidaridad con que la inmensa mayoría de los chilenos ha enfrentado estos tiempos de adversidad. Tenemos fe y esperanza en que poco a poco, paso a paso, la situación mejorará y podremos recuperar gradualmente nuestras libertades, nuestros trabajos y nuestros proyectos de vida.

Con respecto a las elecciones del mes de abril, ya hemos tomado medidas para asegurar la protección de la salud de los votantes, como la Reforma Constitucional que permitió hacer esta elección en dos días. Estamos analizando permanentemente la situación de contagios y de disponibilidad de camas críticas. En todo caso, puedo asegurarles que la decisión del gobierno en esta materia será oportuna y privilegiará siempre la protección de la salud y la vida de todos nuestros compatriotas.

Quiero cerrar este mensaje pidiéndoles encarecidamente un esfuerzo adicional. Extrememos nuestros cuidados personales y respetemos las medidas sanitarias. No lo hagamos por miedo a ser fiscalizados o recibir una multa. Hagámoslo por convicción, por amor a nuestros seres queridos, por amor a Chile.

Por último, agradezco el compromiso y generosidad de todos quienes han entregado lo mejor de si mismos para proteger a los demás, incluso a personas que ni siquiera conocían. Cuando se escriba la historia de esta pandemia podremos reconocer en plenitud la calidad del alma del pueblo chileno y el invaluable aporte de tantos héroes anónimos.

Le pido a Dios que nos de la sabiduría y fuerzas para superar las adversidades que en Chile y en el mundo entero hemos tenido que enfrentar.