El 9 de julio fue establecido como el “Día de la Bandera” en conmemoración a la valentía y heroísmo de un grupo de hombres que mantuvo alzado nuestro pabellón nacional durante el Combate de la Concepción en 1882, uno de los hechos más dramáticos de la Guerra del Pacífico.

Este símbolo patrio está presente, de manera muy especial, en cada una de las Unidades y Reparticiones de la Armada de Chile, reflejando el compromiso con la misión encomendada. De esta manera, la bandera chilena adquiere un significado especial en los lugares más extremos del territorio nacional, donde se encuentran marinos desplegados sirviendo al país.

Por ejemplo, en el Territorio Antártico Chileno, se izó el pabellón nacional en 1947 en la Base Antártica “Arturo Prat” y en 1969 en el Centro Meteorológico Antártico, que hoy es la Capitanía de Puerto Bahía Fildes.

Por su parte, en la Isla Robinson Crusoe nuestra bandera nacional flamea en la Capitanía de Puerto de Juan Fernández desde 1982, y en ella 8 personas (1 Oficial, 6 Gente de Mar y 1 Personal a Contrata) hacen patria a miles de kilómetros del continente.

En la Escuela de Grumetes “Alejandro Navarrete Cisterna” el año 1921, la bandera chilena fue anclada en la Isla Quiriquina, pequeño y estratégico lugar de la bahía de Concepción, para iniciar una larga singladura junto a los jóvenes que se reclutarían para unirse a las filas de la Institución.

En el extremo norte de Chile, el Faro Limítrofe Enfilación Concordia, ubicado en la Región de Arica y Parinacota, entra en servicio en 1972 y con ello la bandera de Chile queda firme marcando un hito, contando en la actualidad con una dotación de 3 especialistas en Faro.
Finalmente, el pabellón nacional también flamea en el extranjero, cuando nuestras Unidades navales son invitadas por Marinas amigas a participar de diversas actividades o ejercicios. Una muestra de ello es uno de los Submarinos clase “Scorpène”, que hoy estando fuera del país, lleva con orgullo la bandera de Chile.

Estas fotografías dan testimonio de los sueños y anhelos de hombres y mujeres que, estén donde estén, sirven al país y se sienten orgullosos de ver flamear la bandera en distintas partes de Chile y el mundo.