La iniciativa aumenta la Pensión Básica Solidaria a 177 mil pesos mensuales, para que todos los jubilados de Chile tengan pensiones sobre la línea de la pobreza. Además, se extiende la cobertura del Aporte Previsional Solidario desde el 60% actual al 80% de los pensionados de nuestro país.

A continuación, el mensaje del Presidente Sebastián Piñera:

En estos tiempos de adversidad, el compromiso de nuestro Gobierno es doble. Por un lado, proteger los ingresos de las familias, los empleos de los trabajadores y la sobrevivencia de las pymes. Y por otro, mejorar las pensiones.

Para cumplir el primer objetivo, creamos la Red de Protección Social, que incluye el Ingreso Familiar de Emergencia, el IFE Laboral y el Bono Alivio Pymes.

Para mejorar las pensiones, pusimos en marcha una Reforma Previsional, cuya primera etapa está ya en plena vigencia desde el año 2019 y ha permitido mejorar en un 50% la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario, beneficiando ya a 1,7 millones de pensionados, los más vulnerables.

Sin embargo, aún está pendiente la segunda etapa de esta reforma que beneficia especialmente a las mujeres y a la clase media.

Esta segunda etapa fue aprobada por la Cámara en diciembre de 2019, y se encuentra ya hace casi dos años estancada en el Senado.

Porque los pensionados no pueden seguir esperando y para terminar con esta larga y perjudicial espera, en los próximos días presentaremos al Congreso, a través de la Cámara y con trámite de urgencia, un nuevo proyecto de ley cuyos principales componentes son:

Primero, aumentar la Pensión Básica Solidaria a 177 mil pesos mensuales, para que todos los jubilados de Chile tengan pensiones sobre la línea de la pobreza.

Segundo, extender la cobertura del Aporte Previsional Solidario desde el 60% actual al 80% de los pensionados de Chile.

Tercero, establecer que la cotización previsional y el seguro de invalidez y sobrevivencia de las personas desempleadas sean cubiertos por el seguro de cesantía.

Estas propuestas favorecen especialmente a las mujeres, a la clase media y a los trabajadores con lagunas previsionales, y mejoran las pensiones de casi dos millones de compatriotas.

En tiempos electorales, mientras algunos quieren reducir las pensiones, nosotros queremos aumentarlas, protegiendo así la calidad de vida de los jubilados durante su tercera edad.

Para financiar responsablemente este aumento de pensiones, el proyecto incorpora la eliminación o reducción de un conjunto de exenciones tributarias que no se justifican y cuya eliminación contribuirá a un sistema tributario más simple y más equitativo.

Queridos compatriotas, un buen gobierno siempre, y especialmente en tiempos difíciles, debe ser muy sensible con las necesidades de los ciudadanos. Pero al mismo tiempo, también debe ser muy responsable con las políticas públicas que impulsa y con los efectos de estas políticas sobre la calidad de vida permanente de las familias y el futuro de nuestro país.