La medida permite que las Fuerzas Armadas presten apoyo logístico, tecnológico, de comunicaciones y también de vigilancia, patrullaje y transporte a los procedimientos policiales en la zona.
Santiago.- El Presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció este martes el Estado de Emergencia en las provincias de Biobío, Arauco, Malleco y Cautín.

El anuncio surge tras los graves y reiterados hechos de violencia cometidos por grupos armados en las regiones del Biobío y La Araucanía.

“La grave situación requiere que el Estado haga uso de los medios y capacidades institucionales y los mecanismos contemplados en la Constitución y las leyes para proteger a la población, resguardar el Orden Público y el Estado de Derecho y asegurar el pleno goce de los derechos constitucionalmente reconocidos”, indicó el Presidente en el Palacio de La Moneda acompañado por el ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado; los subsecretarios del Interior, Juan Francisco Galli, y de Prevención del Delito, María José Gómez, y el coordinador de la Macrozona Sur, Pablo Urquízar.

“Decretamos el Estado de Excepción para permitirles a los habitantes de las zonas afectadas vivir con mayor paz y ejercer mejor sus libertades y derechos, sin miedo y sin violencia”, agregó el jefe de Estado.

Las Fuerzas Armadas podrán prestar apoyo logístico, tecnológico y de comunicaciones, así como de apoyo de vigilancia, patrullaje y transporte, a los procedimientos policiales que se desarrollen en la zona.

El Estado de Excepción Constitucional de Emergencia contempla la designación del almirante Jorge Parga y el general Lionel Curti como Jefes de la Defensa Nacional de las regiones del Biobío y La Araucanía, respectivamente.

La medida tendrá una duración de 15 días, prorrogables por otros 15 días, de acuerdo a lo establecido en la Constitución y la Ley.

“Este Estado de Excepción Constitucional de Emergencia es para enfrentar mejor el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado, y en ningún caso se orienta contra un pueblo o grupo de ciudadanos pacíficos”, enfatizó el Mandatario.

“Lo decretamos para proteger mejor la vida y seguridad de las personas. Para proteger mejor a las autoridades, como fiscales del Ministerio Público y miembros del Poder Judicial que han sido amenazadas. Para proteger mejor los bienes públicos y privados. Para resguardar mejor el Orden Público y el Estado de Derecho. En síntesis, para permitirles a los habitantes de las zonas afectadas vivir con mayor paz y ejercer mejor sus libertades y derechos, sin miedo y sin violencia”, concluyó el Presidente Piñera.