Con el compromiso de impulsar que las empresas avancen voluntariamente en medir y aumentar el grado de circularidad en sus procesos, Acción Empresas junto a la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, suscribieron el Acuerdo de Producción Limpia “Transición hacia la Economía Circular”.

El proceso de adhesión por parte de las empresas – el que se encontrará activo hasta el 29 de este mes- ya cuenta con el compromiso de Cristalerías Chile; AZA; CMPC; CIC; Grupo Komatsu Cummins; Gasco y Metro, todas empresas de alto impacto, con una amplia trayectoria en materia de sostenibilidad y que están decididas a avanzar hacia la circularidad.

La implementación de este Acuerdo de Producción Limpia, se realizará en un plazo de 24 meses, con la participación y apoyo técnico de Corfo y de los Ministerios del Medio Ambiente y Salud. Cabe destacar que este es el segundo instrumento de esta naturaleza que Acción Empresas lidera. En 2020, encabezó el APL “Cero Residuos a Eliminación”, en el que participaron 47 empresas, de las que, 43 de ellas, alcanzaron un cumplimiento promedio de un 99,5%, en la auditoría final realizada por WSP. Desde el punto de vista ambiental, existió un total de 134.041 toneladas reducidas, destacando los sectores productivos del transporte y almacenamiento (-46,4%), actividades financieras y de seguros (-45,1%) y servicios administrativos y de apoyo (-41,7%).

Sobre la importancia de este tipo de iniciativa colaborativa, el subsecretario del Medio Ambiente, Javier Naranjo, destacó el compromiso del mundo privado, “sabemos que las empresas agrupadas hoy tratan de estar a la vanguardia en materia de sustentabilidad, intentando de cumplir con sus compromisos ambientales más allá de lo que establece la legislación. Sin embargo, existen varios desafíos para avanzar en economía circular, siendo los principales la cuantificación del estado actual de la circularidad, es decir crear la famosa línea de base de la circularidad, luego la identificación de soluciones para aumentarla, y la implementación de dichas soluciones. Esto, además de la efectiva coordinación entre actores diversos de nuestra sociedad”

En tanto, Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de Corfo, señaló que “que en distintos programas de la CORFO y de forma transversal, hemos aplicado criterios de sostenibilidad, queremos promover una economía más amigable con el medio ambiente y con las comunidades, no solo por una razón ética, sino también por la convicción de que la economía será más competitiva en la medida que nuestros procesos industriales y productivos sean más sustentables”.

A este trabajo público-privado pueden adherir empresas productivas y de servicios de diversas industrias con instalaciones dentro del territorio nacional. Giovanni Calderón, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, recordó que “la economía circular busca desacoplar la actividad económica del consumo de recursos que son finitos, y al mismo tiempo eliminar o reducir los residuos de los procesos desde el diseño. Esta forma de mirar la economía ha sido, de alguna manera incorporada por las empresas, pero se necesita generar métricas que permitan certificar que lo que están haciendo es realmente una contribución a la circularidad”.

Asegurar el compromiso formal de la alta gerencia de las empresas que se suman a esta iniciativa, es fundamental para el desarrollo y ejecución permanente de líneas de trabajo que permitan que las empresas avancen en materia de economía circular.

Al respecto, Marcela Bravo, gerenta general de Acción Empresas, asegura que “el tiempo se acaba y actuar rápido y en conjunto, es nuestra última oportunidad para asegurarles un futuro a las próximas generaciones. En Acción, hemos sido testigos de cómo las empresas que cuentan con líderes conscientes de que estas materias son fundamentales para avanzar hacia el paradigma empresarial del Siglo XXI, no sólo viven procesos exitosos, sino que, además, generan oportunidades de negocios a través de la diferenciación”.

PRINCIPALES APRENDIZAJES DE APL
Este programa, al que pueden incorporarse hasta el próximo 29 de octubre todas las empresas que operen en el territorio nacional, se materializó luego de un diagnóstico aplicado a 15 empresas miembros de Acción, que evidenció que un 72% de los materiales y energía y el 56% del agua que utilizan en sus procesos productivos, no son circulares. Estas cifras nos hablan de la urgencia del cambio. Las empresas adheridas podrán identificar sus brechas y oportunidades en materia de circularidad, para proseguir con la implementación de un plan de gestión que les permitirá transitar.

Para fortalecer el logro de los objetivos que apunta este APL, se capacitará a distintos profesionales de las empresas participantes en elementos propios de la economía circular y se elaborará una guía que aborde criterios de circularidad orientados a los proveedores.
Además, y también en el marco de esta instancia, se desarrollará un análisis intermedio del avance logrado por las empresas participantes, y se elaborará un plan de comunicaciones que les permita compartir sus experiencias en este trabajo colaborativo en pos de la circularidad.