Recientemente más de un centenar de países, entre ellos Chile, se comprometió en la Conferencia de las Partes (COP) 26 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se celebra en Glasgow, a poner fin a la deforestación y degradación de ecosistemas forestales. Esta noticia es muy alentadora, no solo porque las naciones firmantes representan el 85% de los bosques del planeta, permitiendo de esta forma que los bosques logren desarrollar todo su potencial como sumideros de carbono, sino también porque reafirma que nuestro país camina por la senda correcta en materia de bosques y cambio climático.

Esto incluye el seguimiento a la participación de los pueblos indígenas en los procesos nacionales e internacionales relevantes en la creación de los planes climáticos nacionales y el fortalecimiento de capacidades en incidencia a los pueblos indígenas para promover la transparencia y el diálogo entre las comunidades y el gobierno.

Chile, mediante la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) de CONAF, trabaja en implementar medidas de acción orientadas a mitigar y disminuir la vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático, a través del enfoque REDD+ (reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques) de la CMNUCC.

Dentro de estas iniciativas que lidera CONAF, en el marco de la ENCCRV, se encuentra el proyecto +Bosques, financiado por el Fondo Verde del Clima y ejecutado con el apoyo de FAO. Este proyecto es el primero de pago por resultados y uno de los primeros de estas características en el mundo, y el más grande de Latinoamérica. Su trabajo en gestión forestal sustentable, iniciado en agosto de 2020, busca implementar más de 25 mil hectáreas, entre las regiones del Maule y Los Lagos, mediante acciones de forestación y revegetación (7.688 ha), restauración de ecosistemas forestales (4.271 ha), silvicultura preventiva (4.271 ha) y manejo forestal sustentable (9.738 ha). Con lo anterior, se espera beneficiar a más de 90 mil personas entre beneficiarios directos e indirectos.

+Bosques es un proyecto enmarcado en la fase de pagos de la ENCCRV destinado a contribuir a la mitigación del cambio climático mediante el aumento de la captura de CO2. Su objetivo es 256.000 toneladas de emisiones de CO2 equivalente reducidas, evitadas y/o removidas anuales de gases de efecto invernadero por sumideros de actividades forestales y de uso de la tierra para el año 2030.

Pero nuestra satisfacción va mucho más allá del proyecto +Bosques, ya que dentro de la gestión forestal desplegada en este tiempo de pandemia figura, además, el programa de reactivación económica que lleva adelante CONAF, iniciativa del Gobierno de Chile orientada a estimular la economía y la generación de empleos, por medio de la gestión forestal sostenible y las soluciones basadas en la naturaleza. De esta forma, el establecimiento de nuevos bosques, la restauración de los bosques degradados y el mejoramiento de los bosques existentes contribuirán directamente a la mitigación del cambio climático y a la adaptación de sus efectos. Dichas acciones se realizarán en predios de pequeños(as) y medianos(as) propietarios(as) que deseen establecer o mejorar los bosques.

La planificación de este trabajo considera unas 24.130 hectáreas, entre Coquimbo y Magallanes, lo que representa una inversión de M$21.000.000, con cerca de 16.300 empleos directos y más de 10.800 beneficiarios.

Estas acciones en el ámbito forestal, con la mirada puesta en el territorio, en las personas, y al observar lo que ocurre en el marco de la COP 26 con el compromiso de revertir la destrucción de los bosques al año 2030, nos permite decir con convicción que vamos por la senda correcta hacia un desarrollo sostenible y de una transformación rural inclusiva.