A continuación, las palabras del Presidente Sebastián Piñera:

Ayer el Senado rechazó una Acusación Constitucional basada en hechos falsos, suposiciones o meras conjeturas, y sin fundamentos. Quiero reconocer la actitud de los diputados y senadores que actuaron con seriedad y responsabilidad.

Hoy quiero convocar a todos mis compatriotas a levantar la vista y poner nuestras voluntades y corazones en las grandes necesidades, desafíos y oportunidades que enfrenta Chile.

Gobernar nunca ha sido fácil, y a nosotros nos ha tocado especialmente difícil. En nuestro primer Gobierno debimos enfrentar un desolador terremoto y maremoto. En esa oportunidad, la adversidad nos unió, y con el aporte de todos, reconstruimos Chile y cumplimos nuestra misión.

En nuestro segundo Gobierno, hemos debido también enfrentar tiempos de adversidad: violencia, crisis política, recesión económica, el Coronavirus, la peor pandemia sanitaria de los últimos 100 años, y las urgentes necesidades sociales que la pandemia y recesión generaron.

Lamentablemente, en esta oportunidad siento que en el mundo de la política nos ha faltado grandeza, unidad, colaboración, diálogo y acuerdos para enfrentar estos enormes y exigentes desafíos.

Hoy más que nunca debemos trabajar para superar el grave deterioro en la calidad de la política, donde muchas veces priman los intereses partidistas o electorales por sobre el interés superior del país y los chilenos.

Nos preocupa el afán de algunos por demoler y arrasar con todo nuestro pasado, incluyendo nuestras tradiciones, héroes y símbolos patrios.

Debemos condenar la violencia con total voluntad y fortaleza. No hay violencias buenas y violencias malas. Toda violencia es mala.

También debemos apoyar uso legítimo de la fuerza por parte de Carabineros y la Policía de Investigaciones, cuya difícil y fundamental misión es proteger nuestra seguridad y la de nuestras familias, resguardar el orden público, y siempre con pleno respeto a los derechos humanos.

Debemos restablecer el pleno respeto por nuestra Democracia, Constitución, Leyes y Estado de Derecho, y también, fortalecer el imperio de la verdad, el conocimiento y la responsabilidad, y erradicar el populismo, la demagogia y los meros intereses electorales.

También es esencial fortalecer las bases fundamentales del crecimiento, creación de empleos y oportunidades para las personas y pymes, acceso a la vivienda, mejor calidad de la salud y educación, mejores pensiones y un desarrollo integral inclusivo y sustentable, que mejore en forma permanente la calidad de vida de todas las familias.

Los chilenos y chilenas quieren, necesitan y merecen esa mayor unidad, colaboración, buena voluntad, paz, diálogo, acuerdos y mejor calidad de la política.

Y muy importante tenemos que aprender de los errores del pasado, porque esos errores nos han conducido a caminos que ya hemos recorrido y siempre han conducido a dolor, frustración y enfrentamientos.

En 4 días más, las chilenas y chilenos elegiremos democráticamente a las futuras autoridades.

Nuestro Gobierno está comprometido y ha tomado todas las medidas necesarias para que el próximo domingo tengamos, como es nuestra hermosa tradición, elecciones libres, pacíficas y transparentes, en que la voz de todos los chilenos sea escuchada, porque todas las voces importan.

También hemos tomado todas las medidas sanitarias necesarias para cuidar la salud de los ciudadanos y que el voto sea seguro, y muy especialmente, la salud de los adultos mayores, mujeres embarazadas y enfermos crónicos.

El 11 de marzo del próximo año, nuevas autoridades tendrán el honor y responsabilidad de conducir a Chile por los caminos del futuro.

Durante los casi 4 meses que restan a nuestro Gobierno tenemos grandes tareas por cumplir, a las cuales dedicaremos nuestros mejores esfuerzos.

Seguiremos combatiendo la pandemia y avanzando con la vacunación masiva, que ya ha protegido a más del 90% de nuestros compatriotas y a casi 8 millones de personas con tercera dosis de refuerzo.

Continuaremos luchando contra el Cambio Climático y la sequía, y avanzando hacia un Chile Carbono-Neutral, libre de emisiones contaminantes y amistoso con la naturaleza y el medio ambiente.

Seguiremos impulsando la creación de empleos, mejores sueldos, oportunidades para las Pymes, crecimiento económico y desarrollo integral, inclusivo y sustentable.

Continuaremos, sin tregua ni descanso, la lucha contra la violencia, el crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia, que tanto daño causan al alma de nuestro país y a las libertades y calidad de vida de las familias chilenas.

Finalmente, no cejaremos en cumplir nuestro compromiso con la segunda etapa de la Reforma Previsional, para mejorar las pensiones de todos, y muy especialmente, de las mujeres, clase media y adultos mayores dependientes.

Queridos compatriotas, como Presidente me quedan menos de cuatro meses de mandato. Y sin desconocer los errores que he cometido,seguiré trabajando con toda mi voluntad y energía hasta el último día, para mejorar la calidad de vida y construir un mejor futuro para todas las familias chilenas.

Pero a nuestra democracia, a nuestra sociedad y a nuestras familias les queda todo un futuro por delante. En consecuencia, pueden tener la certeza que nuestro Gobierno seguirá comprometido y haciendo sus mejores esfuerzos para contribuir a una mayor unidad entre los chilenos, para mejorar la calidad de la política y fortalecer nuestras instituciones republicanas, y para que juntos cumplamos nuestra misión de futuro. Una misión grande, noble y compartida, que convoque y entusiasme a todos nuestros compatriotas, y que les otorgue a todos un lugar para aportar y una equitativa participación de los logros alcanzados.

Termino pidiendo encarecidamente a todos mis compatriotas que cuiden su salud, que cuiden su familia, que participen en las elecciones del próximo domingo, y también, que cuidemos nuestra democracia, cuidemos la pazsocial y la sana convivencia y cuidemos nuestro futuro, el de nuestros hijos y el de los que vendrán.

Muchas gracias y muy buenas tardes.