Durante los últimos años, diversos estudios han demostrado que la discrminación en torno al género condiciona las oportunidades de las personas y mantiene una brecha entre hombres y mujeres; brecha que en el área de la ciencia y la tecnología es sumamente significativa y se evidencia desde la etapa universitaria.

De acuerdo a cifras entregadas por la UNESCO en 2019, en Chile sólo el 19% de los estudiantes que cursan una carrera vinculada a la ciencia, tecnología e informática son mujeres. Y si hablamos de participación en dichas áreas, la representación femenina es sólo de un 32%.

En tanto, a nivel global y según un estudio realizado por el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (en 2021), la participación en la industria tecnológica es de un 30%, y de ellas sólo un 24% ocupa cargos ejecutivos.

Frente a este escenario hay un consenso mundial de que disminuir o idealmente eliminar la brecha de género es una prioridad para fortalecer las capacidades de las personas, aumentando sus oportunidades y posibilitando una mejor tecnología, innovación y ciencia. Y en Chile, empresas como Beetrack -líder en software de última milla- ratifican este compromiso abriendo espacios relevantes a mujeres profesionales talentosas.

Así lo destaca Carla Achury, QA Lead en Beetrack (líder de control de calidad en una empresa de SaaS, Software as Service), quien al llegar al área de Producto de un SaaS encontró una oportunidad para trabajar en el mundo tecnológico que tanto le gustaba. Y de ahí en adelante, sólo ha crecido laboralmente.

“El apoyo que he recibido en Beetrack ha sido crucial para mi desarrollo profesional. Yo soy una persona a la que le gusta mucho aprender y hacer cosas nuevas, y acá he encontrado un lugar donde puedo desarrollar esas inquietudes, ya que hay mucho espacio y libertad para la innovación y la creatividad”, destaca la ejecutiva.

Para Achury, quien lamenta que actualmente “la mayoría de los equipos de tecnología siguen estando compuestos por hombres” y “persiste una brecha de género salarial”, aumentar la participación femenina en el área tech es crucial.

“Estamos hablando de que la mitad de la población mundial no puede quedar fuera de la revolución 4.0. El mundo está experimentando una transformación digital a nivel general y es necesario que todos participemos, especialmente en una industria donde hace falta mucho personal”, enfatiza, para luego agregar que en el desarrollo de software “las mujeres tenemos mucho que aportar, ya que ahí se fomentan habilidades muy importantes como el pensamiento crítico, la creatividad y la resolución de problemas. Y es bien sabido que los equipos diversos son mucho más productivos”.

Finalmente, la QA Lead en Beetrack destaca el compromiso de esta y otras empresas del rubro por disminuir la brecha de género, incentivando y promocionando masivamente la participación de la mujer en las áreas de ciencia y tecnología.

DispatchTrack/Beetrack

Beetrack, fundada en 2013 en Chile, es proveedor de soluciones tecnológicas diseñadas para brindar la mejor experiencia de entrega. La empresa nació con el propósito de dar la mejor experiencia de entrega que hacen las empresas a sus clientes, y así poder entregar momentos de felicidad a los consumidores finales, reduciendo su incertidumbre y aumentando su satisfacción post-compra. La empresa desarrolla productos innovadores para planificación de rutas eficientes, trazabilidad de pedidos y control de entregas de última milla, en busca de optimizar toda la logística de distribución de las empresas.

Beetrack forma parte de DispatchTrack, proveedor líder de software de última milla fundado en 2010, que monitorea más de 1,000,000 de envíos por día y su cartera de clientes está compuesta por más de 2,100 grandes empresas a nivel global. Su plataforma SaaS basada en la nube simplifica la programación, tanto para los remitentes como para los clientes, determina las mejores rutas de entrega y rastrea cada envío, manteniendo a todos, incluidos los clientes finales, informados de manera proactiva sobre el progreso del envío, en cada paso del camino.