Los Radiodifusores de Chile, reunidos en su consejo nacional territorial el pasado jueves y viernes en la ciudad de Santiago, han decido emitir una declaración pública referente al proceso constituyente producto de la importancia y urgencia de este y con el fin de consagrar una comunicación directa con los convencionales encargados de la posible futura carta magna de nuestro país.

La radio como la conocemos nace en el mundo en 1920 y en Chile dos años más tarde. El próximo 19 de agosto celebraremos el primer centenario de nuestra actividad la que en el tiempo ha logrado una vigorosa democratización, paulatina pero sostenida en el tiempo.

El marco normativo que hoy la rige permite tener un espectro radioeléctrico tremendamente diverso, pluralista y fundamentalmente democrático, disgregada en cientos de hombres y mujeres que con la propia identidad que regala la localidad desde donde generan sus contenidos, construyen día a día la RADIO, la RADIO de todos.

Las RADIOS en Chile quieren compartir con los constituyentes la preocupación que nos genera el que se pueda poner en duda en el posible nuevo texto de la nueva Constitución, nuestro derecho de PROPIEDAD sobre las concesiones radiales que le dan vida a nuestros medios. En caso de aprobarse un texto que no reconozca a las concesiones radiales como parte del derecho de propiedad, desprotegerá las actualmente vigentes, dejándolas a merced de la autoridad administrativa de turno, e impidiendo cualquier protección constitucional en el caso que radios ilegales o no autorizadas transmitan en el espectro asignado. Lo anterior precariza el régimen de pluralismo informativo y la diversidad en la programación ajustada a las leyes que ha caracterizado a la radio en Chile.

La certeza jurídica SOBRE LA PROPIEDAD de nuestras concesiones radiales ha sido la base del desarrollo de cientos y cientos de Radios repartidas a lo largo y ancho de todo el país en formato de RADIOS LOCALES, la mayoría de ellas en manos de familias que con esfuerzo invierten en mantenerlas y proyectarlas a la altura de los desafíos tecnológicos que la impactan cada vez con más fuerza y frecuencia.

La ciudadanía reconoce en las radios su cercanía y credibilidad, tal como lo avalan varios estudios de opinión. La radio en Chile ha defendido férreamente durante los últimos 100 años las libertades de expresión y de prensa, demostrando un profundo compromiso social con Chile, en especial con respecto al derecho de las comunidades locales a recibir información periodística de calidad.