Presidenta participa en la ceremonia de inicio de la conmemoración del Bicentenario de la Armada de Chile

460

Valparaiso.- En el Molo Abrigo, en Valparaíso, se realizó el dia de ayer la ceremonia de inicio de la conmemoración del Bicentenario de la Armada de Chile. Acompañada por el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, y los subsecretarios de Defensa, Marcos Robledo, y para las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic, la Gobernante destacó que “hoy se cumplen exactamente 200 años del zarpe del bergantín ‘Águila’; y tiene un hondo significado, porque estamos siendo testigos de un aniversario que nos habla de la importancia que la Armada ha tenido en la historia de Chile”.

La Mandataria recordó a los compatriotas que en 1814 fueron desterrados y prisioneros a la entonces isla Más Afuera, hoy Robinson Crusoe, tras la derrota de Rancagua y la emigración a Mendoza.

“Hombres como Manuel de Salas, Manuel Blanco Encalada, Ignacio de la Carrera o Juan Enrique Rosales, entre muchos otros, pasaron más de dos años en el inhóspito paisaje del Archipiélago de Juan Fernández, por el solo crimen de haber defendido la libertad y la autodeterminación de Chile y su gente”, explicó.

Y resaltó: “Por eso que es tan significativo el gesto de don Bernardo O’Higgins cuando envía al bergantín ‘Águila’ –capturado, como decía el almirante, en estas mismas aguas de la bahía de Valparaíso días después de la victoria de Chacabuco– a rescatar a esos ilustres hombres, víctimas de toda clase de vejaciones, sólo por sostener unas ideas que entonces eran consideradas revolucionarias”.

En esta línea, manifestó: “La igualdad, la libertad, la fraternidad nos convocan hoy lo mismo que el amor a la patria, para seguir construyendo un Chile en el que seamos todos ciudadanos y no súbditos, un Chile en que las personas valen no por el lugar o la posición social en que nacieron, sino, como gustaba decir el Libertador, ‘por su virtud y por su mérito’”.

La Gobernante resaltó que “es en esa lucha por los valores que hoy llamamos democráticos y republicanos, donde se inserta el nacimiento de la Armada de Chile”.

En su discurso, la Jefa de Estado, reflexionó que “hemos aprendido en este siglo valiosas lecciones, a veces con dureza. La más grande de ellas, quizás, es que en el respeto irrestricto a las instituciones y las leyes de la República, yace la garantía de nuestro servicio a nuestros connacionales y a nuestra patria”.

Al finalizar sus palabras, enfatizó “que igualdad, libertad y fraternidad, esos valores tan audaces que inspiraron a un puñado de hombres a construir el Chile independiente que nos han legado, son la honda raíz que debe nutrir nuestra acción presente y futura. Que en ellos radica el propósito de nuestra prosperidad como sociedad y de nuestro desarrollo. El Pacífico, como siempre, será testigo y motor de los caminos que iniciemos”.

Compartir