Según estudio de la CChC el 2% de las familias de la región de Aysén tienen problemas habitacionales

105

Dos de cada 100 familias de menores ingresos en las región de Aysén tienen problemas de déficit habitacional, esa es una de las cifras que arrojó el Balance de la Vivienda, estudio que cada dos años publica la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), tomando los antecedentes de la encuesta Casen.

Cifra que se traduce en que 2.192 familias de la región, agrupadas entre el I y VI decil de menores ingresos,  están necesitadas de vivienda, lo que posiciona a Aysén en el segundo puesto de menor carencia, siendo solo superados por la región de Magallanes con 1.562.

Si se toma el déficit de 2.192 familias necesitadas de vivienda social exclusivamente en la región de Aysén, 268 son las que requieren nuevas viviendas por estar en condición de allegados, mientras que 1.924, porque sus casas presentan un nivel de deterioro importante.

Números positivos que fueron resaltados por Héctor Rodríguez, presidente de la CChC Coyhaique, quien destacó “estas positivas cifras nos permiten concentrarnos en otras necesidades, la carencia de vivienda que nos muestra este estudio se puede abordar con una buena gestión de los recursos, por tanto, sería bueno que nuestras nuevas autoridades pudiesen ampliar el rango de apoyo trabajando en los entorno urbanos en los que están insertos estos inmuebles, mejorando aceras, calles o generando parques, refocalizando los recursos para entregar un mejor lugar para vivir”, explicó.

Este estudio también realizó una análisis macrozonal del panorama habitacional, y que en nuestro caso agrupa a  las regiones de Aysén y Magallanes,  sumando un déficit del 1% con 3 mil 754 familias.  Lo que permite ubicar a la zona austral en el primer lugar de menor déficit, teniendo en consideración que la región metropolitana presenta una carencia habitacional para 178 mil 832 familias, mientras que la zona sur lo hace para 141.278 hogares, la zona centro con 139 mil 253 y la zona norte con 44 mil 600.

Cabe señalar que este estudio, mide los requerimientos de aquellas familias de menores ingresos que tienen necesidades habitacionales, ya sea por problemas en la infraestructura de las casas que actualmente habitan (deterioro), o bien porque son grupos que se encuentran en condición de allegados.

Compartir