Aysen.- Antecedentes estadísticos dan cuenta que anualmente se registran alrededor de 6 mil incendios forestales en nuestro país, lo que se traduce en la destrucción de una superficie equivalente a más de 50 mil hectáreas.

Se trata de una amenaza al patrimonio que igualmente implica la destrucción del hábitat de diversas especies que conforman la flora y fauna nacional, colocando en riesgo viviendas, contaminando el aire y devastando grandes extensiones.

La Región de Aysén es la zona geográfica que concentra la mayor cantidad de especies nativas, con 2,4 millones de hectáreas de bosque adulto.

Un estudio efectuado por Conaf y la Universidad Austral dan cuenta que el 41% de superficie de la Región de Aysén equivalente a 4.398.746 hectáreas, está cubierta por bosque nativo.

En este sentido, Carabineros de Chile formuló un llamado a la comunidad tanto de la región como hacia quienes visitan este vasto territorio, a adoptar los resguardos previniendo la ocurrencia de incendios forestales.

La Institución que también investiga este tipo de emergencias a través del Departamento de Prevención de Riesgos, Forestal y Medio Ambiente (O.S.5)- señaló que las quemas de pastizales no controladas, basurales clandestinos que contienen materiales inflamables, ramas de árboles caídos sobre tendido eléctrico, velas encendidas en animitas, trabajos de soldadura cerca de malezas y el factor climático que producto de altas temperaturas, sumado al viento imperante –entre otros factores- aparecen como las causas más recurrentes en este tipo de emergencias.

Según especialistas, el 30, 30, 30 es una condición propicia para la ocurrencia de este tipo de emergencias, cuyas condiciones aluden a 30 o más grados de temperatura, menos de 30% de humedad ambiental y más de 30 nudos en la velocidad del viento.

Por lo anterior es necesario, en el caso particular de quienes habitan en sectores rodeados de bosques, mantener la limpieza del entorno, cortar pastizales, mantener basuras en contenedores, evitar realizar quemas cuando se registran vientos superiores a lo normal, protegiendo sus hogares con riego permanente en alrededores y educando a niños y jóvenes en el cuidado del medio ambiente.

Asimismo resulta fundamental mantener cortafuegos en zonas próximas a los entornos de poblaciones que se encuentran cercanas a bosques y adopten las medidas de manera oportuna.

Carabineros reiteró el llamado a la comunidad a denunciar de manera oportuna la presencia de incendio al nivel de emergencias 133, Conaf o Bomberos, previniendo la afectación y destrucción del patrimonio forestal de nuestro país.