Si bien la realidad regional es favorable en este ámbito, nunca está demás conocer las principales causas del extravío adolescente y entregar algunas recomendaciones para evitar este tipo de hechos.
Aysen.- A nivel nacional en época estival se constata un aumento en las denuncias por presunta desgracia en aquellos que todavía no cumplen la mayoría de edad, especialmente adolescentes. A nivel país, entre enero y febrero de 2019 los detectives de la PDI investigaron 716 presuntas desgracias en el grupo comprendido entre los 0 y 18 años de edad. Estas cifras implican un promedio de 12 casos diarios, en donde la mayoría se trató de adolescentes.
De acuerdo a las estadísticas del área de Delitos contra los Derechos Humanos y las Personas, durante enero y febrero de 2019 los casos de menores de edad extraviados se concentraron en las regiones Metropolitana (188), Maule (110) y Valparaíso (14). En tanto Arica (1), Aysén (4) y Punta Arenas (4) registraron la menor cantidad de casos.
La Brigada de Homicidios Coyhaique es la unidad especializada que aborda este tipo de casos en la región de Aysén, los que durante el 2019 ascendieron a un total de 79 casos por presunta desgracia con 11 denuncias efectuadas en la PDI, 5 primeras diligencias, 38 órdenes de investigar y 25 instrucciones particulares. De ellas, 64 correspondieron a presunta desgracia de adultos y 15 a presunta desgracia de adolescentes.
Durante los meses de enero y febrero de 2019 se recepcionaron cuatro órdenes de investigar por presunta desgracia adolescente por dos mujeres de 17 y 14 años; y dos hombres de 14 y 12 años de edad, donde todos fueron ubicados oportunamente por los equipos de la unidad especializada.
En tanto, durante el año 2018 la Brigada de Homicidios investigó 101 casos por presunta desgracia siendo 54 casos de adultos y 47 casos de adolescentes. Específicamente, durante los meses de enero y febrero de 2018 fueron 11 las órdenes de investigar por presunta desgracia adolescente.
Estas cifras dan cuenta de una disminución de casos durante el año 2019 en comparación al año 2018, tanto en el total anual de presunta desgracia adolescente, como en los casos de la temporada estival durante los meses de enero y febrero.
Si bien la realidad regional es favorable en este ámbito, nunca está demás conocer las principales causas del extravío adolescente y entregar algunas recomendaciones para evitar este tipo de hechos.
Al respecto, el jefe de la Brigada de Homicidios Coyhaique, comisario Mauro Gutiérrez Ibáñez, detalló que generalmente en la desaparición infantil la causa se debe al extravío momentáneo en lugares de alta afluencia pública, un descuido o irresponsabilidad de los padres o adulto responsable, la madre o el padre se va con el menor y no da aviso oportuno a los cercanos de su decisión o en casos de tuición cuando se produce un desacuerdo y el menor de 18 años queda por más tiempo con uno de los padres, el afectado interpone una denuncia por presunta desgracia.
“En cuanto a desaparición adolescente las principales causas responden a problemas de comunicación con los padres, no dar aviso oportuno para salir, prohibiciones como el pololeo a temprana edad, vicios y malas influencias, abandono voluntario por vulneración de derechos o en los casos de menores de residencia algunos se escapan sin dar aviso para estar con la familia o sólo por rebeldía”, agregó el jefe de la unidad especializada.
Consejos para evitar el extravío de niños, niñas y adolescentes en lugares concurridos:
Dentro de los consejos que la PDI entrega en caso que se encuentre en un lugar de mucha afluencia de público, sobre todo en balnearios durante la temporada estival, debe:
• Tener muy claro cuáles son las prendas con las que viste el menor y sus características como colores, texturas y marcas. Si fuese necesario sacar una fotografía antes de salir de casa.
• Nunca perder de vista al menor de edad, ya que debido a la capacidad de distracción de los pequeños en lugares concurridos se podría generar un inminente extravío.
• Enseñar a los niños a una edad temprana los números telefónicos y nombres completos de sus padres. Como también poner en su muñeca, en sus prendas de vestir o accesorios, los datos necesarios para poder ubicar al adulto responsable.
• Indicar como deben actuar los niños cuando no se encuentran con personas conocidas y enseñarles a reconocer a las personas encargadas de seguridad con la finalidad que no hablen con personas extrañas.
“En caso que el menor se haya extraviado, se debe concurrir de inmediato a la Unidad Policial más cercana para interponer la debida denuncia por presunta desgracia, y no esperar 24 a 48 horas de sucedido el hecho”, indicó el comisario Gutiérrez, agregando que luego de interpuesta la denuncia, entre las diligencias realizadas por parte de los detectives se encuentra el establecer la existencia de un círculo cercano, amistades, adicciones, problemas psicológicos, deserción escolar, acceso a tarjetas bancarias, además de consultas a fuentes de información abierta, entre otros antecedentes para iniciar la investigación y dar con el paradero del niño, niña o adolescente extraviado.