Se reestructura la labor de las brigadas de robo desde una metodología de trabajo a la inversa para mejorar los resultados en las investigaciones por delitos contra la propiedad a nivel nacional, indagándolos en 360 grados para investigar los hechos pasando por todo el eslabón de la cadena delictual.
Coyhaique.- La estrategia Investigación Integral de Robos (IIR360) tiene como propósito contribuir al esclarecimiento del ilícito de mayor frecuencia a nivel país por medio del análisis criminal e inteligencia policial en los procesos investigativos de las unidades especializadas en todo Chile, basándose en la estructuración de procesos de trabajo y la identificación de delincuentes prolíficos.
Los componentes de la IIR360 funcionan como un conjunto de acciones que deben ser implementadas para incidir en la dinámica de las investigaciones y que permitan mejorar los resultados policiales. En ese sentido, este nuevo método de trabajo busca entregar al Ministerio Público pruebas y evidencias de calidad para la correcta persecución del delito.
A partir de esto, destaca el trabajo desde la interacción con sistemas de información, la coordinación interna y externa con equipos de trabajo y aliados estratégicos, el fortalecimiento del capital humano con detectives capacitados en conocimientos, habilidades y competencias necesarias para abordar las complejidades que presentan los delitos contra la propiedad. Además, busca la estandarización de procesos para optimizar la investigación, potenciar la comunicación y robustecer las bases de datos para el análisis criminal, y la renovación tecnológica para optimizar recursos.
Dentro de la implementación de la estrategia IIR360, se encuentra la formación de las Oficinas de Análisis (OFAN), cuya importancia radica en el trabajo analítico y en el cruce de información tanto de las brigadas especializadas, grupos operativos y Medbro, lo que repercute en mejores resultados investigativos, a través de “la capacidad de manejar bases de datos, recolectando información relevante que es ordenada y puesta a disposición de las brigadas para que puedan gestionar la información, actualizarla y contribuir al desarrollo de las investigaciones”, puntualizó el jefe de la unidad especializada, subprefecto Eduardo Lagos Grez.
Gracias a esta metodología cobra relevancia el trabajo de reducción de mercados, a partir del Mercado Delictual de Bienes Robados (Medbro), focalizando y privilegiando esfuerzos para intervenir lugares donde se comercializan habitualmente artículos robados con el propósito de desincentivar la comisión de este tipo de ilícitos.
“A través de esta metodología la investigación se podrá iniciar desde el inicio o el fin del proceso del delito de robo, desde quienes lo cometen hasta quienes lucran con él, para entender las estructuras criminales y desbaratar las bandas delictuales dedicadas al comercio ilegal de especies robadas, reduciendo con ello la oferta”, señaló el jefe de la Brigada Investigadora de Robos Coyhaique.
A nivel regional, la PDI cuenta con un equipo Medbro especializado en la BIRO Coyhaique con detectives en un constante proceso de capacitación continua para abordar el delito de robo, quienes efectúan fiscalizaciones periódicas en establecimientos de compra y venta, y analizan las páginas y redes sociales donde se realizan estas transacciones, para detectar y recabar antecedentes que podrían aportar en una investigación por este delito.
En ese sentido, durante el 2019 los equipos de la unidad especializada realizaron 50 fiscalizaciones en la región de Aysén, permitiendo el análisis en distintos rubros del comercio local e informando a los organismos competentes las irregularidades encontradas en cada procedimiento adoptado. “De este modo, se busca desincentivar que el comercio establecido adquiera bienes robados para su comercialización, educándolos para que no cometan el delito de receptación”, finalizó el subprefecto Lagos.
En resumen, ante la ocurrencia de un delito de robo, el llamado es a realizar la denuncia correspondiente para iniciar el proceso investigativo a través del análisis criminal y la inteligencia policial desplegada gracias a esta nueva metodología de trabajo para combatir este tipo de ilícito tanto a nivel nacional, como regional, siendo el principal desafío para este año 2020.