La Policía de Investigaciones, a través de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales (BIDS) Coyhaique, realizó un llamado para evitar el delito de grooming durante la contingencia por COVID 19. Esta alerta nace en el contexto de las medidas recomendadas por la autoridad sanitaria frente a la propagación del coronavirus, como el aislamiento social y la suspensión de las clases. Los niños, niñas y adolescentes están en sus hogares donde la mayoría cuenta con acceso a internet que les permite distintas actividades mediante redes sociales o juegos en línea donde podrían interactuar con otras personas viéndose expuestos a este tipo de delito.

Aysen.- Al respecto, el jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Coyhaique, subcomisario Alexis Valenzuela, señaló que “los niños, niñas y adolescentes están más expuestos a ser víctimas de distintos delitos de acoso mediante esta vía, por lo tanto, los padres tienen que tomar algunas precauciones necesarias para evitar que los más pequeños del hogar sean vulnerados en sus derechos”.

El grooming, según informó el jefe de la BIDS Coyhaique, corresponde a los delitos asociados a la explotación sexual de menores a través de internet como el almacenamiento, distribución, producción, difusión y comercialización de material pornográfico infantil, y el abuso sexual impropio. “Este último se relaciona con la conducta conocida como grooming, donde un adulto contacta a un menor de 18 años a través de un perfil/cuenta real o falso, establece una amistad, lo seduce, instala secretos y luego, mediante amenazas o extorsión psicológica, lo presiona para que le envíe fotografías con ropa interior o desnudo. A través del almacenamiento de este material se constituye el delito de abuso sexual sin contacto físico”, sentenció el subcomisario Valenzuela.

El último informe de la PDI advirtió que el 2019 las denuncias por grooming y abuso sexual impropio a nivel nacional tuvieron un aumento del 19% en relación con 2018. Ahora bien, el período de cuarentena preventiva podría repercutir también en estas cifras, debido a que las posibles víctimas están más tiempo conectadas a internet.

En ese sentido, “recomendamos a las madres y padres poner especial atención a las señales de sus hijos e hijas, puesto que su conducta podría verse alterada en caso de sufrir este tipo de abuso”, enfatizó el jefe de la unidad especializada.

Algunas recomendaciones contra el grooming:

• No permitir que los niños permanezcan largos periodos conectados a la red explorando o aceptando a desconocidos entre sus redes sociales o que se vayan a dormir con teléfono, y menos conectados con internet.

• Evitar que estén solos o aislados en algún lugar de la casa con algún aparato tecnológico.

• Dar el ejemplo: como papás es muy importante no estar conectados todo el día o publicando mucho de la vida personal.

• No tener perfiles abiertos, en caso de abrir cuentas en redes sociales, se sugiere tener cuentas privadas controladas por los padres.

• Generar lazos de confianza y comunicación con los niños para que en caso de ser víctimas de un abuso puedan pedir ayuda.

• Educar a los hijos sobre la protección de su intimidad y privacidad, especialmente frente a desconocidos.

En ese sentido, la recomendación es educar a los niños, niñas y adolescentes para que no sean víctimas de inescrupulosos que vulneren sus derechos.

En caso que un niño, niña o adolescente sea víctima de este delito u otro tipo de abuso, se recomienda acercarse al cuartel policial más cercano en Coyhaique o Puerto Aysén, llamar al teléfono de emergencias 134 o tomar contacto a través de correo electrónico para denunciar aquellos hechos constitutivos de delito. Con ello, los detectives dan cuenta al Ministerio Público y se inicia el proceso para la investigación y el esclarecimiento de los hechos. “Recordamos que la Policía de Investigaciones continúa con su trabajo investigativo 24/7, tomando las medidas de resguardo necesarias tanto para el personal como la ciudadanía para prevenir el contagio durante la emergencia sanitaria por coronavirus”, finalizó el jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales, subcomisario Alexis Valenzuela.