Debido a las distintas medidas adoptadas por la autoridad sanitaria y las diversas recomendaciones de distanciamiento social, actualmente muchas personas se encuentran realizando sus labores desde el hogar hasta que la crisis sanitaria plantee el retorno a las funciones presenciales. En ese sentido, la Policía de Investigaciones a través de la Brigada de Homicidios Coyhaique, unidad encargada de investigar los delitos contra los derechos humanos y las personas, realizó un llamado a estar alerta y denunciar todo tipo de violencia contra la mujer.

Coyhaique.- Cabe destacar que la Brigada de Homicidios Coyhaique es la que investiga los delitos de femicidio y femicidio frustrado, que es el último eslabón de la cadena de la violencia, pero la PDI cuenta con otras unidades que realizan un trabajo fundamental con víctimas de violencia de género como las Brigadas de Investigación Criminal que son las encargadas de acoger las denuncias y orientar a las víctimas en casos de violencia intrafamiliar e investigan todo tipo de hecho que afecte la integridad física y psicológica de la mujer, como también de los miembros del grupo familiar, en la región tenemos una en Coyhaique y otra en Puerto Aysén para atender estos casos.

Cabe destacar que la PDI es un referente en la investigación de estos delitos, participando de las distintas acciones a nivel nacional para evitar que sigan ocurriendo.

En la región de Aysén, la Brigada de Homicidios Coyhaique participa en el Circuito Intersectorial de Femicidio, las diferentes brigadas especializadas en la Red de Atención de Víctimas de Delitos y otras unidades en distintos Consejos Comunales de Seguridad de la región, donde se recogen iniciativas que buscan articular e implementar acciones intersectoriales para una respuesta integral y de calidad frente a este fenómeno, al amparo de las instrucciones que para el efecto disponga el Ministerio Publico.

Violencia contra la mujer

El jefe de la Brigada de Homicidios Coyhaique, comisario Mauro Gutiérrez, detalló que existen distintos tipos de violencia entre los que destacan “la violencia física, psicológica, sexual, económica y el hostigamiento. La agresión física es una de las más preocupantes, ya que su expresión máxima es el femicidio”. El femicidio es el último eslabón de las diversas formas de violencia contra las mujeres, y actualmente en Chile corresponde al homicidio contra la mujer por razones de género, correspondiendo a cualquier relación que una mujer tenga con su agresor, incluso las que no sostengan ningún tipo de vínculo.

“Si bien desde el 2017 que no se presentó ningún caso de femicidio en la región de Aysén, cabe recordar que durante el 2019 hubo un caso de femicidio frustrado, lo que nos convoca a fortalecer la educación frente a estos hechos y reforzar el llamado a la denuncia de cualquier tipo de violencia hacia la mujer”, enfatizó el jefe de la unidad especializada.

Algunos factores de riesgo y predictores de violencia contra la mujer se relacionan con episodios de violencia física, amenazas de muerte o suicidio por parte del agresor, presencia de armas, episodios de celos constantes y en aumento, abuso de alcohol y drogas, manifestación de intención de terminar la relación por parte de la mujer sin llegar a concretarse, excesivo control o acto de dominación, violación y sexo forzado, intento de ahorcamiento, entre otros.

En caso de presenciar o sufrir un hecho de violencia, por tratarse de un delito flagrante, puede retener y persuadir al agresor para que desista de su actuar e informar de manera inmediata a personal policial.

El jefe de la Brigada de Investigación Criminal Coyhaique, comisario Christian Mora, al respecto puntualizó que “los hechos de afectación en el contexto de violencia intrafamiliar suelen ser manifestaciones que inicialmente son desestimadas por las víctimas, pero su evolución tiende a perpetuarse en el tiempo tanto en intensidad como en frecuencia, siendo todos ellos de naturaleza gravosa”.

Llamado a la denuncia

Por su parte, el jefe de la Brigada de Investigación Criminal Aysén, subprefecto Eduardo Charpentier, señaló que “los delitos asociados a violencia intrafamiliar son de origen multicausal y de carácter transversal, cuyos primeros indicios son suficientes para ser denunciados por los afectados, sus familiares o cualquier persona que tome conocimiento de ellos. El silencio puede privar de la ayuda y protección a quien no puede defenderse. Las mujeres no deben naturalizar la violencia ni aceptarla en ningún contexto, ya sea en los inicios de una relación, o cuando se consolida la vida en pareja”.

Es importante tener en cuenta que “cualquier persona que haya presenciado un delito puede realizar la denuncia en la PDI o Fiscalía, todos tienen la responsabilidad y deber de denunciar cualquier tipo de agresión contra una mujer, porque en estos hechos denunciar es clave para enfrentar la vulneración”, indicó el comisario Gutiérrez, jefe de la Brigada de Homicidios, agregando que ayudar, apoyar, aconsejar y acompañar a las víctimas de violencia es fundamental para enfrentar este fenómeno.

Con todo, se realiza un llamado a la comunidad en general, a ser parte de la solución frente a un hecho de agresión hacia las mujeres de la región, considerando que la experiencia nacional da cuenta que luego de ocurrido un acto femicida, muchas personas del entorno cercano a la víctima declaran haber conocido actos de violencia, siendo la denuncia responsable la que pueda impedir la ocurrencia de esta acción, último eslabón de la cadena de violencia contra la mujer.