Volcamientos, colisiones, caídas y atropellos, suelen ser los principales riesgos con que deben lidiar los conductores, lo cual obliga a adoptar el máximo de resguardos a la hora de los desplazamientos tanto en zonas urbanas como en las rutas y caminos de la región.

   Tras las recientes precipitaciones de nieve, Carabineros incrementó los patrullajes con la finalidad de brindar la cobertura y ayuda necesaria a quienes la pudieran requerir durante la jornada.

   En tal sentido, el Teniente Pablo Obreque de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito (SIAT) instó a los automovilistas a reducir la velocidad de sus desplazamientos en comparación a una situación de normalidad, junto con mantener una distancia razonable y prudente respecto de otros vehículos que le anteceden.

   Asimismo, el Oficial recordó la necesidad de hacer uso de cadenas o neumáticos con clavos para una mejor adherencia y desplazamiento seguro. A ello se agrega el evitar la realización de maniobras bruscas, como cambios de pista de circulación, virajes intempestivos o frenado.

   De igual forma, el Teniente Obreque recomendó a los peatones permanecer en sus casas y salir sólo si es estrictamente necesario, transitando de preferencia por sectores que no presenten pendientes, previniendo el riesgo de caídas y/o lesiones.

   Para una correcta visión, Carabineros igualmente recomendó mantener desempañado el parabrisas y espejos, junto con mirar en ambas direcciones antes de efectuar alguna maniobra.

   La actual condición implica la acumulación de hielo en el dibujo de la banda del neumático, lo cual dificulta la evacuación de agua mermando la superficie de contacto con la calzada, afectando la eficiencia del frenado y en consecuencia pudiendo derivar en una pérdida de control del vehículo con riesgo de accidente.

   Bajo esta condición climática, resulta fundamental planificar los desplazamientos, verificar el estado mecánico del móvil, considerar los tiempos o posponer todo aquel viaje que no sea del todo urgente.