A 58 años de la incorporación de la mujer a la Institución, hoy la presencia femenina está en los más variados ámbitos y especialidades así como desde el grado de General a carabinero.
Aysen.- Paracaidista y con cerca de 15 años de servicio en la Institución, la Cabo 1ro. Patricia Ojeda Elgueta, cumple funciones como despachadora de la Central Comunicaciones (Cenco) Aysén, para quien las diferencias entre hombres y mujeres no existen al interior de las filas de Carabineros de Chile.
Oriunda de la comuna de Pinto – Chillán, la funcionaria estuvo 14 años en Santiago, integrando la entonces unidad de Fuerzas Especiales, quien recientemente dio un giro en su carrera al pasar a formar parte de Cenco Aysén. “Somos animales de costumbre”, dijo, al cumplir ahora funciones que constituyen una nueva etapa en su carrera policial.
“Llegué a esta zona trasladada –en primera Instancia- al Retén Villa Ortega, donde estuve dos meses, desde donde fui trasladada a la Central de Comunicaciones, donde me desempeño como despachadora (…) aquí remamos todos para un mismo lado para darle solución a las personas y prestar auxilio a la víctima”, expresó.
Proveniente de una familia de Carabineros, su relación con la Institución ha sido desde siempre. “Cada vez que el tiempo pasa, yo amo más a mi Institución y eso me emociona mucho”, señaló.
Fue el año 2005 cuando la Patricia Ojeda ingresó a Carabineros, siendo San Bernardo su primera destinación, para más tarde ser destinada a Las Condes, La Florida y posteriormente a la entonces Unidad de Fuerzas Especiales y hoy en Aysén.

“Realmente es muy adrenalínico”
Fanática de la rama de paracaidismo, la Cabo Patricia Ojeda, posee a su haber un curso de esta disciplina, del cual su familia sólo se enteró cuando vio las fotografías publicadas en las redes sociales.
“No es fácil saltar desde 13 mil pies de altura y lanzarse al vacío (…) se deben tomar las medidas de seguridad, entrenar mucho, revisar videos y tener coraje para saltar”.
“Mi sueño frustrado fue haber sido GOPE (…) siempre me ha gustado el lado de la instrucción, y de a poco he tratado de cumplir las metas que me he propuesto”, confesó.
La Cabo Ojeda –quien practica esta disciplina a través de un club de la rama de paracaidismo que opera en la comuna de Melipilla- detalló que esta disciplina requiere de un buen estado físico, revisar el equipamiento para luego abordar un avión Caravan que en pocos minutos alcanza los 13 mil pies, altura desde la cual se realiza el salto.
“Realmente es muy adrenalínico, porque saltar al vacío desde esa altura es cuando uno se pregunta, se irá a abrir el paracaídas, saldré vida de esto. A una se la aprieta la guata, por eso antes del salto, uno chequea el equipo, estar pendiente del altímetro para abrir el paracaídas entre los 5 mil a 6 mil pies de altura, luego comenzar a manejarlo y efectuar el aterrizaje”, detalló.
La Cabo 1ro. Ojeda durante el mes de febrero recibió el diploma del curso, ceremonia a la asistió el General José Riquelme Herrera, Jefe de la XI Zona de Carabineros Aysén, especialista en esta disciplina.

Rescatan a adulto mayor de incendio
En Cenco, el nivel de stress es otro como es el tener que administrar los procedimientos, junto con distribuir los dispositivos correspondiente al recurso humano y logístico en cada cuadrante, en virtud de los llamados que ingresan al nivel de emergencias 133.
La obtención de la mayor cantidad de detalles respecto a un hecho denunciado, es fundamental para orientar al personal y brindar una respuesta más eficaz.
Al 133 ingresan cientos de llamadas diariamente, de las cuales un mínimo porcentaje dan origen a un procedimiento policial.
“En una ocasión recibimos un llamado sobre un incendio, en donde la oportuna información y detalles aportados fue clave para una oportuna respuesta, permitiendo al dispositivo rescatar a una persona de la tercera edad, siendo puesta a salvo, evitando la pérdida de una vida”, recordó.

Hace 58 años
Un día 16 de julio de 1962, cuando se cumplen 58 años de la incorporación de las primeras 104 mujeres a Carabineros, el personal femenino en la actualidad a 10.130 entre Personal de Nombramiento Supremo y Personal de Nombramiento Institucional, quienes se encuentran integradas en todo el quehacer institucional, especialidades y escalafones, desde el grado de Generales a carabineros propiamente tal.
Carabineros de Chiles es una Institución pionera en la incorporación de las primeras 104 mujeres a sus filas y que marcaron un antes y un después, cumpliendo en la actualidad funciones policiales al servicio del país.