Tras un acucioso trabajo de análisis criminal, Detectives del equipo especializado del Mercado Delictual de Bienes Robados (MEDBRO), dependientes de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Coyhaique, detuvieron a dos personas por el delito flagrante de receptación, recuperaron un teléfono celular y un vehículo motorizado, especies que habían sido sustraídas durante el presente año en distintos hechos ocurridos en la capital regional.
Sobre la recuperación del teléfono celular, el jefe subrogante de la unidad especializada, Comisario René Quintanilla, señaló que, en el marco de las investigaciones que realiza la BIRO Coyhaique para la recuperación de especies sustraídas, “detectives de la brigada desde principios de año están realizando distintas diligencias para poder ubicar aparatos tecnológicos para dar con el paradero de éstos y con las personas que actualmente los poseen”.

La información levantada fue coordinada con el Ministerio Público, quien encomendó instrucciones particulares para dar con estas especies, “luego de realizar distintas diligencias investigativas y de análisis con las compañías de teléfonos, se logró establecer el actual poseedor de un teléfono de alta gama, el cual fue posible ubicar y recuperar”, puntualizó el jefe subrogante de la unidad especializada.

En el mismo sentido, agregó el Comisario Quintanilla, “tras recibir una denuncia por la sustracción de un vehículo motorizado que se encontraba en la vía pública, gracias a distintas informaciones residuales de la ciudadanía y las redes sociales, logramos determinar que el vehículo se encontraba en un domicilio en la ciudad de Coyhaique”.

Las especies recuperadas están avaluadas en cerca de dos millones de pesos, siendo entregadas a sus denunciantes por instrucción de Fiscalía. Además, ambas personas fueron detenidas por el delito de receptación, procedimientos que fueron informados al Ministerio Público, quien instruyó que los detenidos fueran apercibidos al artículo 26 del Código Procesal Penal, siendo citados para una próxima formalización por parte del Ministerio Público ante los Tribunales de Justicia.

En cuanto al trabajo investigativo que permitió la recuperación de estas especies, el jefe subrogante de la unidad especializada enfatizó que se trata de una estrategia de análisis criminal que indaga los hechos a partir de toda la cadena del delito de robo, “gracias a este tipo de metodologías de investigación, detectives de los equipos especializados de BIRO Coyhaique, se abocan a realizar distintas diligencias de análisis, de búsqueda y levantamiento de información para alimentar nuestras bases de datos, ayudándonos a establecer patrones y modus operandi sobre estos delitos”.

Ahora bien, en cuanto al delito de receptación, desde la PDI destacaron la importancia de adquirir especies en mercados formales para no caer en este delito, “a través de las redes sociales o del comercio no establecido no podemos conocer la procedencia de las especies que se están vendiendo, pudiendo ser de dudosa procedencia o producto de un robo, lo que nos lleva a cometer el delito de receptación”, puntualizó el Comisario Quintanilla.

Finalmente, desde la BIRO Coyhaique realizaron un llamado a la ciudadanía: “es sumamente importante que la comunidad si se ve afectada por un delito, realice la denuncia e informe los hechos”, añadió el Comisario Quintanilla, señalando que “dicha información nos permite establecer patrones de delitos, lugares donde están ocurriendo y ubicar las especies que han sido sustraídas, para poder establecer quiénes están cometido estos delitos”.