La Policía de Investigaciones de Chile realizó un análisis sobre cómo impactó la pandemia en el uso de las redes sociales, internet y las nuevas tecnologías como nuevas formas de interacción en una inmensidad de ámbitos. Ante el mayor tiempo de exposición al ciberespacio, se detectó una explosión a nivel mundial en el último periodo en el amplio ámbito de ilícitos que esta temática implica, trasladándose la delincuencia a la pantalla de un computador o un teléfono móvil. En ese tenor, los ciberdelincuentes se escudan en el anonimato de las redes, pero desconocen que un crimen virtual, es un crimen real que, por ende, tendrá sanciones.

“Con la llegada de la pandemia, muchos delitos que nosotros encontrábamos a diario han ido mutando conforme al uso de las nuevas plataformas electrónicas y el uso de internet, es así que como trabajamos en teletrabajo, los estudiantes trabajan de clases telemáticas, las compras se hacen a través de internet, el delito también alcanzó las redes sociales y hoy en día nos vemos enfrentados a una gran cantidad de víctimas producto de estos delitos”.

Balance
De acuerdo a los balances realizados por la Brigada Investigadora del Cibercrimen Metropolitana, en lo que va del año, entre enero y agosto del 2021 -a nivel nacional- se han levantado 10.728 denuncias asociadas a delitos del área de Cibercrimen y 2.997 órdenes de investigar, contemplando delitos de tipo abuso sexual, almacenamiento pornografía infantil, amenazas, espionaje y sabotaje informático, estafas, extorsión, phishing, grooming y usurpación de nombre, a nivel nacional.

Muchos de estos fenómenos afectan a niños, niñas y adolescentes y, a nivel regional, es la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Coyhaique la unidad especializada de investigar los hechos que afecten a los menores de 18 años. En ese sentido, a nivel local, el balance refleja que, entre enero y agosto del 2021, se han cursado 199 denuncias asociados a delitos del cibercrimen y 15 órdenes de investigar en delitos de adquisición o almacenamiento material pornográfico infantil, amenazas simples contra personas y propiedades, estafas y otras defraudaciones contra particulares, extorsión y usurpación de nombre.

En comparación a otros años, las denuncias a la fecha superan el total de las denuncias del año 2019, mientras que las órdenes de investigar respecto al mismo año han disminuido. Sin embargo, durante el 2020 producto de la pandemia hubo un incremento exponencial de los delitos cibernéticos, ya que en comparación al 2019 las denuncias por este tipo de delitos incrementaron un 42.3%. Ahora bien, comparando los datos entre enero y agosto del 2021 con el total del 2020, a la fecha existe una disminución del 17.7%.

Fenómenos en el ciberespacio contra NNA
El subprefecto Richard Biernay, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Coyhaique, resaltó que uno de los delitos que afectan a los niños, niñas y adolescentes en el ciberespacio es el fenómeno de la explotación sexual infantil a través de internet. “Bajo su alcance se encuentran aquellos abusos que han quedado registrados en medios digitales tales como fotografías y/o videos y que fueron distribuidos por la web o almacenados en soportes portátiles”, indicó el jefe de la unidad.

En ese sentido, se encuentran relacionados los delitos de producción, adquisición y/o almacenamiento de material pornográfico infantil y de abuso sexual impropio conocido como grooming, cuya característica es que un adulto contacta a un menor a través de un perfil (o cuenta) real o falso, establece una amistad y luego, mediante amenazas, lo presiona para que le envíe fotografías con ropa interior o desnudo. A través del almacenamiento de este material se constituye el delito de agresión sexual sin contacto físico, explican desde la PDI.

Al respecto, el subprefecto Biernay señaló que, ante el avance de la tecnología y el acceso a internet, las recomendaciones van dirigidas a que los padres eduquen a sus hijos respecto a la protección de su intimidad y privacidad, especialmente frente a desconocidos contactados vía internet. “El llamado que hace la policía es estar atentos al cuidado y la protección de los datos personales que entregan nuestros niños, niñas y adolescentes en las redes sociales”, puntualizó.

Otros aspectos importantes a considerar para evitar estos hechos que pueden afectar a los más pequeños son “generar confianza, conversar con ellos de manera diaria, dar espacio para que nos cuenten si es que han vivido alguno de estos episodios para así corregirlos con el tiempo, tener control parental de los equipos que nuestros niños ocupan a diario, saber a qué paginas acceden, señalarles que ellos son dueños de su cuerpo y de su privacidad, tener un control de los horarios del uso de sus tablets o celulares, que los niños y niñas sepan que los padres deben mantener un control sobre las páginas que ellos visitan y con quien están generando conversaciones mediante internet”, agregó el jefe de la unidad.

Otro de los delitos que pueden afectar a los niños, niñas y adolescentes son las amenazas, delito que ha cambiado la forma en cómo se realizan a través del tiempo. Hoy, se ejecutan mediante las diferentes plataformas digitales que operan por internet. Los elementos legales que exige el delito de amenazas, tipificado en el artículo 296 del Código Penal es que éstas sean “serias”, es decir, hechas con la intención de causar mal a la víctima, ya sea a través de su familia, su persona, honra o propiedad. Y, como segundo punto, que, a la luz de los antecedentes, tengan apariencia de verosímiles o verdaderas.

Llamado a la denuncia
Para denunciar cualquier tipo de delito en el ciberespacio es importante resguardar la evidencia, es decir, que mantenga un respaldo de lo que va a denunciar, “como PDI realizamos un llamado a denunciar todos aquellos delitos en los que, para su ejecución, fueron utilizados medios digitales, tales como redes sociales y otras plataformas que se usan diariamente, y que afectan especialmente a los niños, niñas y adolescentes”, destacó el jefe de la unidad especializada, agregando que el resguardo de los derechos y la indemnidad de los más pequeños es fundamental para el desarrollo integral de las futuras generaciones.

Finalmente, la PDI informó que la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales de la región se encuentra en el Complejo Policial Coyhaique, ubicado en calles Dos N°086, sector puente La Cruz, donde se pueden efectuar denuncias, solicitar orientaciones y obtener más información, o bien pueden comunicarse directamente al nivel de emergencias de la PDI, llamando al 134.