De los 14 egresados, la totalidad reforzará la mano de obra especializada en la empresa Edelaysen.

Luego de tres meses de clases este lunes se realizó la ceremonia de licenciatura de la primera generación de Linieros de la región de Aysén, personal especializado capacitado por la empresa a través del programa Escuela de Linieros.

En total fueron 14 licenciados de ayudante de liniero de obras y mantenimiento, quienes desde ahora formarán parte de la empresa desempeñándose en este trabajo especial.

En la ceremonia estuvo presente Sandra González, subgerenta de desarrollo de persona del Grupo Saesa, que a nombre de la empresa señaló sentirse muy “orgullosos de certificar a las primeras 14 personas de la escuela de la región. Para nosotros es muy importante que se haya podido realizar esta escuela ya que formó parte de los compromisos que adquirió la empresa con la comunidad tras la emergencia sucedida en invierno pasado tras la nevazón que azotó la zona”.

Desde Edelaysen, Leonardo Morán, jefe de servicio al cliente de la empresa explicó el fortalecimiento del vínculo con la comunidad, ya que “a través de la Escuela de Linieros estamos reforzando nuestro compromiso con la comunidad. Estas personas que ahora están terminando su proceso de entrenamiento y se están licenciado, son personas locales, de la región, aportando con ellos sobre la zona, la cultura, las tradiciones, por lo tanto, nos permite vincularnos de mucha mejor manera con nuestros clientes”.

Darwin Chamorro, instructor técnico de la subgerencia de prevención de riesgo del grupo Saesa y relator de la escuela, conoció personalmente a cada uno de los alumnos con los cuales vivió tres meses este proceso de aprendizaje y especialización. “Sin duda ha sido una nueva apuesta, la primera en la región de Aysén, y lo que hemos visto es que integran el conocimiento técnico que han adquirido, sumado a temas blandos, de psicología, de integración al mundo laboral, lo que ha significado que hayan tenido estas competencias que exigimos en la escuela” puntualizó.

Entre las instituciones invitadas estuvo presente la Cámara Chilena de la Construcción, donde en voz de su gerente de sede, Yenny Fernández Saavedra, destacó la especialización de la mano de obra local.

“Siempre hemos estado preocupados del déficit que existe hoy en día de la mano de obra especializada en Aysén. Las empresas tienen el deber de generar el perfeccionamiento de los trabajadores, no solamente a sus trabajadores, sino que además a trabajadores que de alguna forma se van a relacionar con empresas socias de la cámara. Generar las competencias laborales y especializaciones nos permite hacer mejores obras para el bienestar y el desarrollo de la región” puntualizó Fernández.

Los egresados

En total fueron 14 los licenciados, provenientes de localidades como Villa Los Torreones, Puerto Aysén, Coyhaique, Puerto Cisnes, e incluso de Osorno y Puerto Montt.

Uno de ellos, Julio Pérez, destacó el apoyo del cuerpo docente que estuvo a cargo de formar a este grupo. “Fue un proceso bueno y enriquecedor. Ni había mucho conocimiento del mundo eléctrico y nos dieron la oportunidad de conocerlo. Fue fundamental el apoyo de nuestros profesores porque siempre estuvieron en cualquier momento, ante cualquier duda” dijo.

Patricio Espinoza de Puerto Aysén, valoró esta instancia como “una nueva oportunidad y un buen logro. Contento con la oportunidad que se me dio” mientras que Joel Pacheco de Puerto Cisnes, resaltó que es “un orgullo haber participado de esta escuela, la primera en la región. Feliz por haber terminado este proceso que fue largo” dijo.

Pero no solo los egresados fueron los protagonistas de la ceremonia. Magdalena Isla, señora de Alejandro Cárdenas, estuvo presente en la ceremonia y dijo estar orgullosa de su marido. “De primera me costó a mí, porque como tenemos dos hijos, un bebé recién nacido, entonces igual cuesta. Igual llegaba frustrado, no podía ser y el tema de le electricidad pensaba que era peligroso, pero como la seguridad está ante todo. Estamos orgullosos de él, luchando para tener un buen bienestar” dijo.

La escuela tuvo una duración de 3 meses y su malla formativa está compuesta en un 30% de clases teóricas y 70% de trabajo práctico en el patio de entrenamiento desarrollado para esta escuela. Para mayor información pueden realizar consultas contactándose al mail escueladelinieros@saesa.cl