287 solicitudes de bonificación fue el resultado de la convocatoria 2018 del DFL 15, beneficio entregado por el Gobierno y que favorece la compra de bienes de capital para regiones de zonas extremas y que permite recuperar el 20% de las inversiones en bienes de capital (construcción, maquinarias y equipos–bienes activos fijos).

Así lo indicó Claudio Montecinos Angulo, director de Corfo Aysén, quién destacó el proceso de evaluación desarrollado. “La etapa de evaluación del proceso 2018 del DFL 15, está concluida. Durante el mes de enero el equipo técnico de la Corfo Aysén, realizó este proceso de evaluación técnica, la cual fue presentada el 7 de febrero al Comité Resolutivo del DFL 15 que es integrado por representantes del mundo privado y público. Este Comité revisó y aprobó la evaluación realizada y lo que hemos hecho es solicitarle al Ministerio de Hacienda, la asignación de recursos destinada a la Región de Aysén en esta materia. Por lo tanto, nosotros esperamos que esta resolución sea tomada de aquí a fines de febrero para así informa el listado de las empresas e inversiones bonificadas, a través de los distintos medios de comunicación.”

El director de Corfo agradeció la participación del sector privado, en la presentación de solicitudes al DFL 15. “Quiero aprovechar la oportunidad de poder felicitar a los empresarios y empresarias que han presentado las solicitudes de bonificación para el proceso 2018 ya que hemos tenido un aumento importante en relación a años anteriores y esperamos que a través de la resolución del Ministerio de Hacienda podamos entregar esta bonificación a la mayor cantidad de empresarios y empresarias regionales”, indicó.

Finalmente Montecinos explicó durante la primera quincena del mes de marzo se comunicará a través de una publicación en los diarios regionales los resultados de las empresas seleccionadas, para iniciar a partir del mes de abril el pago de las bonificaciones del DFL15.

El concurso DFL-15 bonifica compras en bienes de capital de las regiones extremas del país, permitiendo recuperar el 20% de las inversiones netas o reinversiones hechas en la adquisición de maquinarias, equipo, construcción u otros. Se trata de la Ley de Incentivos para Zonas Extremas, la cual se ha extendido hasta el año 2025, permitiendo eliminar la incertidumbre que generaba cada año la aprobación del fondo de desarrollo a la inversión de bienes de capital.