Durante toda la semana recién pasada y con presencia de una capacitadora del Servicio de Salud Reloncaví, unos 13 profesionales pertenecientes a diversos establecimientos de la red Asistencial del Servicio de Salud Aysén, de manera lúdica, se instruyeron y formaron como facilitadores del programa Nadie es Perfecto, sumándose a quienes ya se encuentran trabajando en hospitales como el de Chile Chico o en los CESFAM de Coyhaique.

Patricia Mansilla matrona profesional a cargo del programa Chile Crece Contigo del SSA, Comenta que se trata de una estrategia de formación de facilitadores que entrega herramientas para una crianza positiva, a quienes tiene el resguardo y crianza de las y los infantes.

“En la red asistencial tenemos instalado el programa Chile Crece Contigo y una estación llamada Nadie es Perfecto y pretende durante una rutina de seis sesiones, entregar herramientas para una crianza positiva. Desde la mirada del programa muchas de las experiencias que los niños pueden tener en sus primeros tres meses de vida, marcan la vida posterior y estamos hablando no sólo de la infancia, sino que trasciende a la adolescencia y la vida adulta, por lo tanto, es una herramienta muy valorada respecto de que le podemos ayudar a mamás, papás, cuidadores, abuelitos y muchas personas que están al cuidado de niños a complementar este primer periodo infantil.

En nuestro país, la estrategia es exclusiva del Ministerio de Salud y está instalada desde el 2009 en el Chile Crece Contigo, siendo los propios trabajadores de la red de salud, los que se forman como facilitadores grupales, tal como lo promovía la iniciativa canadiense que inspiró el modelo y que, en la actualidad, cuenta con entrenadores chilenos que propagan por el mundo, la experiencia alcanzada.

Carolina Del Pilar Martín Fuentes, es Educadora de Párvulos y se desempeña como facilitadora del programa nadie es perfecto; en su condición de entrenadora del servicio de salud Reloncaví, sobre la capacitación sostiene:

“Lo que se pretende es que los facilitadores formados durante estas jornadas, puedan tener habilidades para trabajar con educación de adultos desde un aprendizaje experiencial para trabajar con padres y sacar el contenido de la pro actividad y las experiencias de las familias y la crianza, por ejemplo, ¿qué pasa cuando retamos a los hijos o cómo manejamos las pataletas de una manera más adecuada?, eso se ha pretendido reforzar bastante con técnicas de crianza positivas para que las familias puedan incorporar en la casa de manera práctica; la  idea es que la estimulación sea temprana, desde que el niño está en etapa de gestación, los papás ya pueden hacer mucho para estimularlos, impulsar el desarrollo cognitivo y socio emocional”, enfatiza la educadora de párvulos.

Carolina Martín Fuentes, destacó que el equipo de facilitadores que se ha formado en la región, logró asimilar los contenidos rápidamente, y que ahora deberán llevar todo lo aprendido a la práctica y trabajar con las familias de manera muy comprometida, teniendo en cuenta, las características particulares del territorio.