Aysen.- Producción de plantas en Puerto Aysén, mejoramiento de infraestructura en Islas Huichas, recuperación de espacios para la conservación y educación en la Reserva Nacional Rio Simpson, Manejo integrado de plantaciones en la Reserva Nacional Coyhaique y un programa de aprovechamiento sustentable de desechos forestales en Mañihuales, forman parte de los cinco programas que están en ejecución.

Al respecto, la Directora Regional (I) de Conaf, Marcela Piñones, sostuvo que “los programas de empleo para la Conaf constituyen un recurso muy importante para poder realizar algunas actividades que ayudan y apoyan al trabajo institucional. Entre ellos destaca la elaboración de productos para la comunidad, lo cual tiene un alto impacto social, en diversos puntos de la región”.

Los Consejeros Regionales de la Comisión de Fomento Productivo y el Seremi de Agricultura, Marcos Sandoval, fueron testigos de los avances que han tenido estos programas de empleo, los cuales abarcan diversas faenas de índole productivo, ambiental, social y educativo.

“Una exposición muy clara fue la que realizo Conaf, tanto respecto de los temas de Aysén, Islas Huichas, la situación de la Reserva Rio Simpson y Mañihuales, también los trabajos de empleo que se están desarrollando, lo que se traduce en aportes de leña e inmobiliario. Para nosotros fue un aporte y nos llama a seguir trabajando, especialmente en apoyo a la mano de obra y el desarrollo de la región de Aysén”, indicó Rocco Martiniello, Consejero Regional, Presidente de la Comisión de Fomento Productivo.

Por su parte, el Seremi de Agricultura, Marcos Sandoval, manifestó que “todos queremos lo mismo, que es el desarrollo para nuestra gente y la región de Aysén, y para ello estos proyectos de Conaf son muy interesantes, en el sentido de ayudar a la gente con el trabajo. Por esto, en el futuro seguiremos participando de forma permanente en estas reuniones, con la idea de hacer que este ministerio sea uno solo, actuando de forma integrada con los distintos servicios del agro”.

Actualmente son 292 personas las que trabajan en estos programas, 169 mujeres y 123 hombres pertenecientes a las provincias de Coyhaique y Aysén. Se trata de una iniciativa virtuosa, con un enfoque de género importante, cuyo costo anual supera los 2 mil 500 millones de pesos, los cuales son financiados con fondos regionales.