Con el objetivo de capacitar en prevención de consumo de alcohol y drogas a las tutoras y jóvenes del Programa Residencia Familiar de la Región de Aysén, SENDA y JUNAEB firmaron un convenio de colaboración que beneficiará a 190 tutoras y 420 alumnos.

 

Esta iniciativa permitirá entregar capacitación y asesoría a las entidades ejecutoras del Programa de Residencia Familiar, que son la Gobernación de Aysén, Gobernación de Coyhaique y Municipalidad de Coyhaique, en temáticas de prevención del consumo de alcohol y drogas, a través de acciones para acompañar y habilitar a las familias tutoras para un mejor desarrollo de su rol, mediante el desarrollo de Habilidades Preventivas Parentales y a la vez, aumentar los factores protectores y disminuir los de riesgo en los estudiantes que integran este programa.

 

Claudia Andaur, Directora Regional de SENDA, indicó la idea de este convenio es dotar a las tutoras de una serie de habilidades en el tema de la parentalidad. “Sabemos que las funciones que ejercen los padres o sus sustitutos, son muy importantes para prevenir el consumo de alcohol y drogas. Hablamos de la conversación al interior del hogar, de la contención y del apoyo emocional. En este ámbito, creemos que es fundamental entregar estas herramientas para disminuir el riesgo al que están expuestos adolescentes, jóvenes y niños que dejan sus hogares, redes de apoyo y su comunidad, enfrentándose a una realidad distinta y los riesgos de una ciudad más grande e impersonal. Nuestras intención es entregarle herramientas a quienes desempeñan el rol de padres y a los jóvenes para enfrentar esta realidad que puede muchas veces tornárseles adversa”.

Por su parte, María Luisa Vargas Pellet, Directora regional de JUNAEB, destacó que la firma de este convenio entre JUNAEB y SENDA marca un hito fundamental para el trabajo intersectorial. “Este convenio es muy importante para nuestro Programa de Residencia Familiar, que tiene una demanda muy alta en nuestra región debido al desplazamiento que sufren nuestros estudiantes hacia localidades donde tienen una oferta académica necesaria para continuar sus estudios, por lo tanto también el desconectarlos de su familia genera una situación mayor de vulnerabilidad y muchas veces la posibilidad de caer en consumo o enfrentarse a situaciones de riesgo. Por lo tanto este trabajo con SENDA nos va a permitir entregar las herramientas de prevención necesarias, tanto a las tutoras, a las familias de origen y a los estudiantes. No me cabe duda que vamos a tener un trabajo mucho más efectivos en las tres gobernaciones y la Municipalidad de Coyhaique, que son las entidades ejecutoras de nuestro programa.

El convenio se extenderá durante todo el año 2018, capacitando profesionales, tutoras y jóvenes de las ciudades de Coyhaique y Puerto Aysén.