Académicos de la casa de estudios regional e investigadores de la Universidad de Chile participaron en una serie de encuentros, los días 25 y 26 de junio con el objetivo de intercambiar los avances y resultados que ambos grupos están obteniendo en temas que son relevantes para la Región de Aysén y proyectaron además líneas de investigaciones conjunta para desarrollar en los próximos meses.

Coyhaique.- Académicos de la Universidad de Aysén, además de académicos de la Universidad de Chile que son parte del Programa de Reducción de Riesgos y Desastres, CITRID, y del Programa de Riesgo Sísmico, quienes se encuentran trabajando en diversas materias en torno a las denominadas geoamenazas que afectan a la Región de Aysén, tales como monitoreo sismológico, actividad volcánica, pobreza energética, geotermia, recursos hídricos e hidrogeología y contaminación atmosférica, entre otros, se reunieron durante esta semana en dependencias del campus Río Simpson de la Universidad de Aysén, con el objetivo de intercambiar líneas de investigación y proyectar furas colaboraciones entre ambas instituciones.

Jaime Campos, sismólogo, académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, valoró la realización de este tipo de jornadas que permiten potenciar el impacto de las investigaciones que desarrollan ambas instituciones. “Estos encuentros entre investigadores de ambas universidades tienen un tremendo valor porque abre la posibilidad que se puedan ir identificando las potencialidades y capacidades que se tienen que desarrollar en la región en beneficio de sus habitantes”, señaló el investigador Jaime Campos.
Asimismo, agregó que durante la visita también se procuró sostener reuniones con distintos actores sociales que están interesados en que la Universidad de Aysén, se haga cargo de la investigación de los problemas que ellos enfrentan.

Una de las actividades en las que participaron los investigadores de la Universidad de Chile fue un encuentro de intercambio para conocer las líneas de investigación en curso, ocasión en que la Universidad de Chile presentó las investigaciones lideradas por los académicos Enrique Aliste, Linda Daniele, Jaime Campos, Juliette Marín y Anahí Urquiza. Por su parte, la Universidad de Aysén presentó investigaciones que se encuentran desarrollando los académicos Alejandro Dussaillant, Gino Montecinos, Italo Moletto, Sebastián Ibarra, Javiera Espinoza y Carlos Zamorano

Por su parte, el Académicos de la Universidad de Aysén, Dr. Gino Montecinos, valoró la posibilidad de establecer redes de trabajo con investigadores de otras universidades. “La relevancia principal radica en el hecho de que es una instancia de activar todos los protocolos que existen entre la Universidad de Chile y la Uaysen, quienes además nos proporcionan infraestructura, a través de la instalación de equipos, ampliando la capacidad de nuestra universidad, académicamente además es la instancia para que puedas vincularte con colegas del ámbito nacional e internacional”.

Javiera Espinoza, ingeniera en recursos naturales e integrante del Laboratorio de Geociencia de la Universidad de Aysén, quien trabaja en torno a la temática de la contaminación atmosférica, además de otros proyectos que van desde agroclimatología hasta estudios de nieve, afirmó que través de este tipo de instancias se logran fortalecer los procesos de investigación que se desarrollan en Aysén. “lo interesante de estos encuentros con la Universidad de Chile es que hemos conocido muchas líneas de investigación de distintas especialidades, que pueden combinarse para obtener mejores resultados”.

Por su parte, la antropóloga y académica de la Universidad de Chile, Anahí Urquiza, destacó algunos temas que se están investigando y que tienen una particular importancia en la Región de Aysén, como es el tema de la pobreza energética. “Como coordinadora de la Red de Pobreza Energética, señaló que “hemos venido a la Universidad de Aysén para invitar a los académicos e investigadores para que se sumen a la Red que es una plataforma de colaboración, a nivel nacional, en torno a la pobreza energética”. Añadió además que esta temática se relaciona con la calidad de la energía y la contaminación por leña es muy relevante en esta Región. “Es necesario que generemos un conocimiento más integral sobre el problema, desde diferentes disciplinas, con la participación de la sociedad y los tomadores de decisiones, es fundamental que adoptemos estrategias para reducir esa pobreza energética, que sean viables considerando las condiciones territoriales y culturales de la Región”.