Este 28 de julio se recuerda el día mundial contra esta enfermedad, oportunidad en que la Seremi de Salud hizo un llamado a cuidarse de esta patología que afecta un órgano tan sensible como el hígado.

La inclusión del tratamiento para la Hepatitis C en las Garantías Explícitas en Salud (GES) y la adquisición de terapias antivirales de última generación para eliminar el virus de los pacientes, es uno de los hitos de este Día Mundial contra la Hepatitis, actividad que se desarrolla cada 28 de julio.

De acuerdo a lo expresado por Alejandra Valdebenito Torres, Seremi de Salud Aysén, “la hepatitis es una enfermedad absolutamente prevenible y es por esto el énfasis que ha puesto el Gobierno, en reforzar las campañas de vacunación contra la Hepatitis A y B, para las cuales existen vacunas disponibles dentro del programa nacional de inmunizaciones. Para la Hepatitis C aún no existen vacunas, pero lo importante es que durante este año uno de los hitos más importante es la inclusión de medicamentos altamente efectivos en su tratamiento”, puntualizó.

La hepatitis A es causada generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados, pero existe un aumento en el último año por trasmisión de tipo sexual al tener contacto con las deposiciones. La hepatitis B se transmite por vía sanguínea, relaciones sexuales o vía vertical en el parto. En tanto, la hepatitis C principalmente es a través de la sangre.

La infección aguda de hepatitis puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La Hepatitis A, es una infección del hígado causada por un virus que se encuentra ampliamente distribuido en el mundo y puede presentarse en forma esporádica o epidémica con ciclos estacionales. Su mecanismo de transmisión es fecal – oral, a través del consumo de agua o alimentos contaminados con material fecal de personas infectadas. También se puede transmitir directamente desde una persona infectada a otra, en la medida que se exponga a sus heces, como, por ejemplo, por una mala higiene personal, falta de lavado de manos o a través del sexo buco-anal.

Cabe consignar que existen cinco tipos de hepatitis, siendo las más comunes en nuestro país las A, B y C.

Las medidas de prevención son lavado de manos antes de consumir alimentos y durante su preparación, también después de ir al baño o al cambiar pañales. Consumir alimentos solo en comercio autorizado, limpiar con cloro artefactos del baño de manera diaria, comer carnes, pescados y mariscos bien cocidos, lavar bien frutas y verduras, y consumir sólo agua potable.

En el caso de relaciones sexuales, hay que evitar cualquier tipo de contacto con partes del cuerpo con heces, es muy importante el lavado con jabón y el uso de preservativo. ”Hay dos hepatitis que tienen como medida de prevención la vacunación, que es la Hepatitis A, que se incorporó este año la vacunación a los niños de 18 meses y la hepatitis B que ha incorporado la vacunación a menores de un año en la fase primaria de vacunación y por lo tanto, todas las cohortes que sean vacunadas con estas dos inmunizaciones estarían protegidas para la hepatitis A y B. Ahora, las hepatitis B y C como se transmiten por sangre, todas las medidas en contacto con sangre pasan a ser de riesgo”, explicó Marco Acuña, Epidemiólogo de la Seremi de Salud.

En ese sentido, agregó que los piercing y tatuajes deben ser realizados exclusivamente por personas capacitadas y con autorización sanitaria.

La Hepatitis B es una enfermedad viral, inmunoprevenible, puede transmitirse por vía sanguínea, sexual, perinatal y horizontal de persona a persona a través del contacto de las mucosas con fluidos corporales infectantes. En nuestro país el comportamiento de esta enfermedad es característico de una infección principalmente de transmisión sexual. Se ha presentado mayoritariamente en hombres, lo que podría estar indicando una mayor vulnerabilidad de los hombres que tienen sexo con hombres.

La Hepatitis C, es una enfermedad de alto impacto social y económico debido principalmente sus complicaciones como la cirrosis hepática y el cáncer hepático, se caracteriza principalmente por tener largos periodos asintomáticos, por lo que la mayoría de los individuos desarrollan la forma crónica de la enfermedad. En Chile, la Hepatitis C es considerada de baja ocurrencia.

Cabe mencionar finalmente que durante el año 2018 se han registrado dos casos de Hepatitis C en la región de Aysén, mientras que casos de Hepatitis A y B no han existido.