“Un Hada en la Patagonia” es la obra que refleja en hermosos cuadros de fieltro, los sueños de los niños y niñas del jardín.

Puerto Guadal.- Hace unas semanas atrás, el nivel heterogéneo del jardín infantil “El Paraíso” de la JUNJI en Puerto Guadal, comenzó un hermoso proyecto de aula denominado “La Niña que Vuela”, basado en las sensaciones y pensamientos de los niños frente al mundo que los rodea.
La educadora de párvulos, que lidera este proyecto, Virginia Pérez, y que por tercera vez es nominada para el premio Global Teacher Prize, nos relata: “Un día en el jardín estábamos hablando con los niños y niñas, acerca de los sueños y las cosas que les gusta y no les gusta de su entorno. Trinidad (una de las párvulos del nivel), nos contaba que soñaba que por las noches ella salía a volar por Puerto Guadal y recorría todos los lugares de la localidad, y los otros niños decían que veían volar a la Trini en la noches”

El proyecto busca trabajar la condición de los niños y niñas como sujetos de derecho, que deben participar en la configuración de sus vidas y de su entorno, de su proceso educativo y de las decisiones de su comunidad, aportando su visión del mundo y del contexto que les rodea”, agregó Virginia
Después de un análisis y varios diálogos, los niños y niñas decidieron convertir sus inquietudes en un cuento que será redactado e impreso. Además este mismo cuento será presentado a la comunidad y autoridades a través de una obra de teatro. Entre los comentarios presentados están la belleza del paisaje en que viven, pero también el aumento de perros callejeros, y la basura en las calles.
Inspiración para la obra
La comunicación de sus elecciones, sentimientos, ideas y deseos por parte de los niños y niñas, a través de los sueños, fue una exquisita fuente de inspiración para el artista Michael Etteilla, quien gracias a los relatos de los párvulos, creó la obra “Un Hada en la Patagonia”, una serie de hermosos cuadros y figuras de fieltro que muestran a los niños y niñas arriba de los árboles, de alfombras mágicas, elevados a través de globos y arriba de la luna, entre otras inéditas e inusuales formas de trasladarse por su localidad.

La obra tardó dos meses y medio, y fue inaugurada en “Nahuel Pichi”, la Galería de Arte, montada por el mismo artista en la localidad. En la creación, el artista intentó plasmar cada uno de los sueños de los niños y niñas, imprimiendo las características físicas de cada uno, y sobre todo, rescatando su pensamiento, su opinión, como ciudadanos y ciudadanas. Y la identidad local, utilizando materia prima del sector, propia de la localidad, como la lana cruda, por ser ésta una zona ganadera, y material reciclable, explicó Michael.

No es la primera vez que Michael trabaja con los niños y niñas del jardín: “A través de sus relatos he aprendido a entender sus propias necesidades. Ellos tienen mucho que entregar, y una increíble disponibilidad para aprender. Creo que la sociedad debería escucharlos más”.
La metodología del proyecto de aula se basa en las cuatro etapas del Desafío Escolar Diseña el Cambio 2018, una iniciativa nacional en la que el jardín infantil “El Paraíso” está participando como unidad educativa. Siente: ¿Qué cosas de mi entorno me molestan y estoy dispuesto a hacer algo por cambiar? Imagina: ¿Cómo puedo encontrar una buena solución, que sea innovadora y resuelva el problema a largo plazo? Haz: Me hago un plan de acción y llevo a cabo el cambio. Y para cerrar, Comparte: ¿Cómo puedo contar mi historia y así inspirar a muchos otros a ser también el cambio?.