Aysen.- El proteger el bosque caducifolio de Aysén, compuesto en este caso por lenga (Nothofagus pumilio), y toda su fauna asociada, como el carpintero negro, zorros y piches (quirquinchos), entre otros, es el objetivo central de la Reserva Nacional Trapananda, que este 27 de agosto celebra su aniversario número 26 de creación

La unidad, que integra el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), administrada por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), con una superficie de 2.314 hectáreas, está ubicada en el sector El Richard, a 44 kilómetros al noreste de Coyhaique, y junto con sus bosques destaca por la existencia de varios cuerpos de agua y humedales, resaltando las lagunas Escondida y Rivera, por lo que su belleza paisajística se complementa con presencia de una variada avifauna.

Uno de los aspectos que más resalta su guardaparque, Hernán Henríquez, es que en este nuevo aniversario “es muy importante conocer esta reserva, ya que no es difícil llegar, cuenta con muy buenos senderos y en cada paso por ello, junto con sus bellos bosques y lagunas, podrán encontrarse con fauna nativa”.

Una de las labores que desarrolla Hernán Henríquez en la unidad es educación ambiental, resaltando la importancia de las medidas de conservación de la diversidad biológica, protección de suelos y recursos hídricos, donde sus principales beneficiaros son los estudiantes de las localidades de Villa Ortega, Ñirehuao y Arroyo El Gato, esperando ampliar cada vez más su cobertura y que se integran más estudiantes de la región a esta labor.

Para el director de CONAF Región de Aysén, Andrés Bobadilla, siempre es un “orgullo que una de nuestras reservas nacionales cumpla un año más de existencia, una gran satisfacción para todo el equipo de la Corporación y especialmente para los integrantes del departamento de áreas silvestres protegidas. Además, en el caso de Trapananda, tiene vital importancia, porque se encuentra inmersa en el programa de manejo sustentable de la tierra (MST). En este aniversario, no puedo dejar de reconocer la labor de don Hernán Henríquez, quien es el gran gestor de la protección que en ella se realiza”.

Finalmente, como dijo Hernán Henríquez, se espera que este 27 de agosto, las personas lleguen a conocer esta maravilla, y así celebren junto a él este nuevo aniversario de una reserva que “conozco de siempre, porque soy patagón nacido a dos kilómetros de la unidad y es como si un hijo mío estuviera de cumpleaños”.