Los senadores de Aysén, Ximena Ordenes y David Sandoval, manifestaron su conformidad y valoraron la decisión de la Corte Internacional de desestimar la demanda Boliviana por 12 votos contra 3, en la que se sostenía que Chile tenía la obligación de negociar una salida soberana al mar del país altiplánico a través de territorio chileno.

Valpariso.- Ambos senadores siguieron la transmisión del Fallo de la Corte Internacional de La Haya junto a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado en el Salón de Los Presidentes en el Ex Congreso Nacional, quienes tras conocerse el Fallo del Tribunal internacional relevaron la importancia del trabajo realizado por el equipo negociador chileno desde hace 5 años.

En palabras de la senadora Ximena Ordenes, “siempre ha existido consenso y unidad nacional en torno a la postura y los argumentos que defendía nuestro país, lo que ha quedado demostrado en que todos los sectores políticos se cuadraron detrás del equipo negociador chileno y se abordó como un asunto de Estado, lo que habla del profundo sentir republicano de nuestras instituciones”.

Sobre el Fallo del Tribunal, Ordenes aseguró que “fue una demostración de que la posición chilena era correcta, y que el derecho internacional así lo ha reconocido”.

A su vez, el senador David Sandoval, recalcó que “Chile es un Estado que no tiene en juego su soberanía territorial, tal como lo defendió nuestro equipo negociador y como lo ha confirmado la Corte de La Haya. Nuestro país no tiene ninguna obligación de revisar sus límites, como sostenía equivocadamente la tesis boliviana, y que hoy ha sido desestimada por el Tribunal Internacional”.

“El Gobierno siempre fue muy claro en convocar a todas las fuerzas políticas tras nuestra convicción de soberanía territorial, lo que refuerza nuestra capacidad de ponernos de acuerdo en temas que son estratégicos para el país, siempre pensando en una agenda de futuro”, señaló el senador Sandoval.

Asimismo, ambos senadores de la Región de Aysén destacaron el rol que jugaron los agentes e integrantes de los equipos jurídicos y diplomáticos que participaron de este proceso durante los últimos 5 años, y aseguraron que se deben “generar acercamientos con nuestros países vecinos basándose en un diálogo de cooperación, donde no se ponga en duda la soberanía de nuestro país”.