Aysen.- A casi ya nueve meses de que el decreto de creación del futuro Parque Nacional Patagonia, se encuentre aún en fase de tramitación de toma de razón en contraloría, las dudas e inquietudes en cuanto a los límites y su implementación, preocupan a la autoridad y a la comunidad de Chile Chico, que hoy viven una situación compleja de desempleo producto del cese de las faenas mineras de Cerro Bayo desde mediados del 2017.

La celeridad con que se ingresó el documento, como una de las últimas acciones de la ex presidenta Michelle Bachelet, que se anunciaba como la “creación de una red de parques más grande que Suiza”, deja entrever hoy las desprolijidades en su contenido e inexactitudes en el mismo.

Producto de los errores y confusiones del documento, se creó una mesa de trabajo intersectorial entre los ministerios de Minería, Bienes Nacionales, Agricultura y Medio Ambiente, con el fin de buscar una fórmula que resuelvan las dificultades que hoy se presentan.

Uno de los puntos más conflictivos del futuro Parque Patagonia, ocurre debido a que en dicho documento, la administración anterior incorporó terrenos fiscales donde se encontraban en marcha un proyectos mineros y zonas de verenadas usadas por los ganaderos, lo que de promulgarse el decreto en las condiciones actuales afectaría a los sectores productivos del agro y la minería; en el caso de este último, puesto que el proyecto minero de oro y plata, figura entre las iniciativas priorizadas para generar empleo de la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS) del Ministerio de Economía.

El Secretario Ministerial Regional de Minería de Aysén, Julio Zúñiga, sostiene que el gobierno apoya la política de la red de parques de la Patagonia, por el desarrollo turístico que este generará, pero reconoce que el proyecto actúa en desmedro de la ganadería y la minería, “El Parque Patagonia es una buena política pública, pero muy mal implementada, producto de la celeridad que originó desprolijidades en su contenido sumándose a ello el desconocimiento ciudadano de las implicancias para los sectores involucrados y sobre los cuales no se dimensionaron sus efectos”.

Finalmente, es de esperar que el Futuro Parque Nacional Patagonia, pueda ser promulgado de la mejor manera subsanando los errores que hoy presenta, entiendo que: el turismo, la minería y la agronomía pueden ir en una misma línea conviviendo juntos en beneficio de nuestra región.