Usualmente, cuando se habla de endoscopía, ésta se relaciona sólo con un método diagnóstico, una técnica indolora cuyo propósito es la visualización del tracto digestivo a través de la introducción de un tubo flexible con una cámara, que permite ver eventuales lesiones en el esófago, estómago o duodeno.

Sin embargo, de la mano de los avances en tecnología y salud, esta técnica ya no sólo es usada de manera diagnóstica, sino también terapéutica, posibilitando la extirpación o extracción de cuerpos extraños y el tratamiento de lesiones o sangrados, entre otras intervenciones, permitiendo resultados con una mayor tasa de satisfacción y con menor riesgo que un tratamiento quirúrgico.

Es bajo este contexto, que el equipo de Endoscopía del Hospital Regional Coyhaique organizó un operativo médico, el que benefició a cinco pacientes, quienes presentaban diversas complejidades en el tracto digestivo, los que gracias a esta técnica fueron resueltos en tiempo récord y de manera mínimamente invasiva.

“La mayoría de los pacientes son personas mayores, entre 50 y 78 años de edad, que tienen antecedentes de patologías como cáncer gástrico, lesión de vía biliar y pancreatitis crónica, entre otras. Son casos poco habituales, excepcionales, donde no hay mucha literatura o evidencia de cómo resolverlos”, explica el Dr. Sebastián Cáceres, médico cirujano del Hospital Regional Coyhaique, quien estuvo a cargo de este operativo.

Según explica el especialista del HRC, esta iniciativa le permitió al equipo de Endoscopía profundizar sus conocimientos y prácticas en endoscopía terapéutica, ocasionando, además, una recuperación mucho más expedita para los pacientes, evitando el traslado de éstos e incluso una eventual intervención quirúrgica de mayor complejidad.

“Es un beneficio para todos los pacientes poder resolver sus patologías en el hospital de origen, quedando hospitalizados de un día para otro. Es mucho más costo – efectivo para todos”, sostuvo el Dr. Cáceres.

Quien viajó desde Santiago hacia la capital regional para realizar estos procedimientos y de paso capacitar al personal del HRC, fue el Dr. Claudio Navarrete, Jefe de Cirugía de la Clínica Santa María y médico a cargo de Cirugía Endoscópica del Hospital San Borja Arriarán, que destacó la realización de una septostomía endoscópica, cirugía hecha por primera vez en la región.

“Vimos el caso de un paciente con un ‘divertículo de zenker’, que es una ‘bolsita’ que crece en el cuello, donde se acumula comida y le cuesta pasar hacia el resto del tubo digestivo. Antes, para solucionar eso había que abrir el cuello, ubicar esa bolsita, sacarla y luego volver a suturar. Hoy podemos hacerlo por dentro, sin abrir el cuello, lo que tiene menos riesgo, es más expedito y tiene una recuperación más rápida”, precisó el Dr. Valenzuela.
El especialista en cirugía endoscópica agregó que “También vimos el caso de un tumor precanceroso en el estómago, que antes de abrir el abdomen y sacar parte del estómago, hoy podemos hacerlo por vía endoscópica, sin tener que abrirlo, para que el paciente en un par de días vuelva a su casa. Se juntaron algunos pacientes a los que esperamos poder ayudar, compartir y avanzar, estableciendo también mejores relaciones”.