A dos años de su creación, este dispositivo de salud no sólo ha permitido la atención de pacientes en la comodidad de su hogar, sino también liberar camas en el recinto hospitalario, ampliando así la disponibilidad de cupos para usuarios con mayor riesgo.

Coyhaique.- A principios del año 2017, Luis Eladio Vera, adulto mayor que en aquel entonces tenía 70 años, presentó úlceras venosas en sus piernas, heridas de difícil cicatrización y que se infectan fácilmente. En paralelo, por esos mismos días el Hospital Regional Coyhaique estaba comenzando la puesta en marcha de una nueva unidad, denominada “Hospitalización Domiciliaria”, cuyo objetivo era justamente atender a pacientes con patologías que si bien son de cuidado, no impliquen que la persona deba estar internada en un hospital, perfil que calzaba con las características de don Luis.
“Venía saliendo del Hospital y me empezaron a dar insumos para que me atendiera acá en la casa, le enseñaron a mi señora y a una hija. Sin embargo, con las curaciones empecé a empeorar, y justo en esa época estaba naciendo este programa. Para mí fue un milagro, estamos sumamente agradecidos de ellos porque la atención es una joya”, cuenta don Luis, quien desde hace dos años y de manera intermitente –de acuerdo a su diagnóstico- ha sido atendido en la Unidad de Hospitalización Domiciliaria.
“Ahora último han llegado otros doctores, el Dr. Butorovic y el Dr. Pellegrini, que han sido excelentes personas, han estado al lado del paciente en todo sentido. Todavía no quiero que se vayan, me siento bastante agradecido, y mi familia también”, confiesa el paciente en la comodidad de su hogar.
La experiencia de don Luis no es aislada, ya que durante estos dos años de funcionamiento, la Unidad de Hospitalización Domiciliaria ha visitado a más de 700 pacientes, pasando de atender 230 personas en 2017 a 483 durante el año 2018, incrementando en más de un 100% el número de usuarios beneficiados por esta unidad. Además, hubo un aumento que superó el 300% en atenciones de kinesioterapia, tanto respiratoria como motora.
Si bien el principal objetivo de esta unidad es atender problemas puntuales de salud, con un tratamiento limitado en el tiempo, también ha permitido liberar días/cama en el HRC, especialmente en Medicina, Cirugía y UTI, descongestionando dichos servicios, generando un flujo más expedito de pacientes. Además, la posibilidad de recuperación en domicilio y junto a la familia, da resultados más rápidos y efectivos en el proceso de rehabilitación.
“Hacemos una evaluación tanto médica como social del paciente, y una vez que aceptamos el ingreso, lo vamos a visitar. Principalmente realizamos tratamientos antibióticos endovenosos, kinesioterapia respiratoria y kinesioterapia motora, y también ayudamos en la preparación de pacientes pre quirúrgicos, para que éstos lleguen en las mejores condiciones el día de su cirugía”, explica el jefe de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria, Dr. José Francisco Butorovic.
El médico precisa que para ser atendido en esta unidad, la persona debe ser adulto y estar inscrito en Fonasa, además de contar con otras características que permitan una recuperación exitosa. “Funcionamos con pacientes del área urbana cuyos familiares estén comprometidos con su rehabilitación; que cuenten con servicios básicos y de seguridad como agua potable, electricidad u otros, que nos permitan disminuir la posibilidad de eventos infecciosos. Tampoco debe haber un problema de alcoholismo agudo en su ambiente familiar”, recalcó.
En el caso de don Luis, quien siempre lo acompaña es su esposa, Regina, que destaca que, en su caso, dos adultos mayores jubilados, el trato directo con el equipo de Hospitalización Domiciliaria ha sido clave en la recuperación de su marido. “Uno se va familiarizando con ellos, no es el típico trato de enfermera a paciente, es como una familia. Es demasiado el cariño. Se nota que el trabajo lo hacen con amor hacia el paciente”, afirma.
Dos médicos, dos enfermeras, dos técnicos paramédicos y dos kinesiólogos componen este equipo, quienes dependiendo las necesidades, visitan a los usuarios entre una vez a la semana y hasta en tres ocasiones diarias, incluyendo fines de semana y festivos. “Ahora que se acerca la Campaña de Invierno, hay pacientes –sobre todo aquellos con tratamiento antibiótico- que los podemos visitar hasta tres veces el mismo día”, sostuvo el Dr. Butorovic.