Esto, a raíz de informe del Ministerio de Vivienda, elaborado a partir
de cifras del Censo 2017, que reveló que a nivel regional hay 1.230
casas en condición irrecuperable.

Aysen.- 1.793 viviendas nuevas se necesitan en la región de Aysén. Esa es la
principal conclusión que arroja un informe del Ministerio de Vivienda, a
partir de los datos que proporcionó el Censo 2017, respecto del Déficit
Habitacional que se registra en nuestra zona.
En ese contexto, para el senador David Sandoval, quien solicitó estos
datos como presidente de la comisión Vivienda de la Cámara Alta, se
trata de una realidad que debe ser enfrentada a través del trabajo
colaborativo de distintas instituciones en la región, porque considera
que las cifras registradas no dejan de er significativas. “En la
comisión se pidió esta información. Estamos hablando de una cantidad
importante de familias, donde la precariedad habitacional es evidente”,
afirmó.
El documento especifica que de las 1.793 viviendas registradas, 1.230
están declaradas como irrecuperables, 204 corresponden a hogares de
allegados y 359 a allegados hacinados. “Son poco más de 8 mil personas,
y probablemente sean más, que en vez de vivir, están sufriendo, porque
están en casas que no tienen aislación térmica, en condición de
hacinamiento o en casas que no están adecuadamente construidas. Aquí es
donde hacemos este llamado a la autoridad, para poner todos los
esfuerzos que sean necesarios”, subrayó.
Por lo mismo, Sandoval ha requerido todos los antecedentes disponibles,
para determinar cuántas de estas familias están debidamente registradas,
cuántas están incorporadas a algún programa habitacional o están ya con
alguna solución en camino. “Aquí estamos hablando de un tema social”,
recalcó.
Con todo, el legislador insistió en la necesidad de que se articule el
trabajo de los equipos regionales de planificación, el Gobierno
Regional, la Intendencia, la Seremi de Vivienda, el Serviu y los
municipios, entre otras entidades. “Y esto, a objeto de que se realice
en la región un plan de erradicación de viviendas en extrema
marginalidad, que significaría dar un salto en su calidad de vida”,
indicó.
En esa línea, dijo que como ya existe este catastro, lo importante
ahora es avanzar hacia soluciones concretas. “No son cifras al azar. Fue
el propio MINVU el que detectó y levantó esta información y por lo tanto
tenemos la obligación de que este informe se transforme en un programa
público el que, en mi opinión, debiera convertirse en un Plan de
Erradicación de la Marginalidad Habitacional, para enfrentar esta
situación, porque es ilógico que tengamos 1.230 familias viviendo en
casas irrecuperables”, concluyó.