Aysen.- “Tesoros Naturales de Puerto Guadal” del jardín infantil “El Paraíso”, “Pequeños Científicos en la Patagonia” del jardín “Arcoiris” en Coyhaique, “Un espacio de juego y asombro” del jardín “Creciendo Contento” en Aysén, y “Cultivando nuestra Tierra” del VTF “Mi Baker” en Cochrane, son los proyectos de aula de jardines infantiles de la JUNJI que este año ganaron un Fondo de Innovación de Educación Parvularia, FIEP.

El FIEP es un fondo concursable a nivel nacional de la Subsecretaria de Educación Parvularia, que busca potenciar la innovación educativa en los establecimientos que imparten Educación Parvularia, jardines infantiles, salas cunas y escuelas, a través de proyectos creados por los propios equipos pedagógicos y su comunidad en prospectiva de mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje.

La directora regional de la JUNJI, Andrea Jorquera, sostuvo: “Estamos felices porque en nuestra región este año fueron cuatro los proyectos ganadores, lo que permitirá ofrecer a nuestros niños y niñas maravillosas experiencias que tendrán un impacto directo en sus aprendizajes. El significativo aumento de iniciativas ganadoras, en comparación al año pasado, habla muy bien de los equipos educativos que presentaron estas innovadoras ideas de enseñanza”

Roxana Sánchez directora del jardín infantil “El Arcoiris” en Coyhaique, explicó: “El proyecto se generó con ideas de todo el equipo educativo del jardín, exponiendo los intereses que presentaban los párvulos de cada nivel“. Luego del análisis, sostuvo la directora, llegaron a la conclusión que un proyecto relacionado con la exploración y experimentación, sería la mejor opción. También generando el vínculo con experiencias educativas y proyectos medioambientales, trabajados fuertemente por el jardín.
Pero esta iniciativa además debía resolver el tema de los espacios que en dicho establecimiento son escasos. Así fue como nació la idea de una especie de laboratorio móvil que pudiera recorrer todas las salas y llevar la ciencia a las mismas aulas.

Tamara Melo, directora del jardín infantil “Creciendo Contento”, explicó que a propósito del énfasis de las actuales Bases Curriculares, su proyecto busca potenciar el juego y el asombro, ésta vez, a través del elemento luz. Se trata de la creación de una sala de luz movible para que los niños y niñas experimenten por medio de sus variadas formas y colores. Agregó que esta iniciativa es una continuación del trabajo que se está realizando en el jardín, con respecto a la metodología Reggio Emilia, destacando en esta oportunidad las mesas de luz, un elemento innovador importante dentro de los principios pedagógicos de dicha metodología.

Cada uno de estos jardines infantiles postuló a cuatro millones de pesos, con excepción a la unidad educativa “El Paraíso” que solicitó dos millones. Los equipos educativos deberán ejecutar sus proyectos el próximo año, después de la firma del convenio de transferencia de recursos. Cabe destacar que los proyectos siguen la misma línea de desarrollo de temáticas y metodologías aplicadas con anterioridad, y que tienen relación con el sello y proyecto educativo de cada jardín infantil.