“El mundo en nuestras manos” es el nombre del proyecto medioambiental adjudicado por el Jardín Infantil “Mi Pequeño Paraíso” de Villa Amengual tras presentarse al Fondo de Innovación de Educación Parvularia (FIEP) 2019. Este proyecto busca fomentar en niños, niñas, familias y comunidad del establecimiento el cuidado del medio ambiente, a través de la implementación de diversas estrategias innovadoras, y de esta forma colaborar con educación ambiental en la localidad.

La directora del Jardín Infantil y gestora del proyecto, Ana Catelicán Márquez señala que “hace tres años se intentó trabajar en esta materia, esto no tuvo la continuidad deseada y los residuos finalmente siguen llegando al vertedero, por lo que la innovación del proyecto está en la empresa que viene a recolectar estos desechos (Aysén Recicla) desde Puerto Aysén para enviarlos posteriormente a una planta de reciclaje donde se hará el uso que corresponde”.

Desde el Jardín Infantil recalcan que la necesidad de preservar el entorno natural se hace evidente al momento de ver a los niños y niñas explorar los espacios naturales, los que contribuyen en gran medida a la adquisición de muchos logros de aprendizajes, desarrollo de habilidades y potenciación de capacidades, que son parte de los ámbitos de acción con los que trabaja el establecimiento.

La directora regional de Fundación Integra, Isabel Roncallo Fandiño manifiesta que “estamos muy contentos con la obtención de este Fondo por parte del Jardín. Conocemos el trabajo dedicado e importante que realizan nuestros funcionarios y equipos por entregar herramientas que sean para la vida. Los niños y niñas tienen derecho a opinar, decidir, preguntar y a vivir en un ambiente saludable. En un entorno en el que puedan desenvolverse, puedan explorar y desarrollar al máximo sus potencialidades”.

Es importante señalar que según un estudio realizado por Fundación Chile, indica que un 48% de los residuos de los hogares es orgánico, es decir, cerca de la mitad de los desperdicios domésticos son restos de comida, alimentos vencidos, cáscaras de frutas o huevos y restos de café o té, entre otros, por lo que el compostaje se transforma en una solución concreta para este tipo residuos, con un tratamiento de descomposición natural de los residuos orgánicos.

Recalcar que el FIEP tiene como objetivo promover la innovación pedagógica, a través de proyectos que se fundamentan en uno o más ámbitos de experiencias de las Bases Curriculares de la Educación Parvularia (BCEP) y que deben de estar orientadas al desarrollo de prácticas pedagógicas pertinentes y contextualizadas, a través de propuestas que surjan de los propios equipos pedagógicos, y que brinden oportunidades de aprendizaje de calidad a niños y niñas.

La directora del Jardín Infantil explica que el proyecto y el trabajo a desarrollar tienen directa relación “con las Bases Curriculares de la Educación Parvularia, específicamente en el fundamento de la labor educativa conjunta. Todos tenemos que estar vinculados y trabajando en la conciencia ambiental y en generar cambios desde los más pequeños y que estos involucren a sus familias para que esto sea un cambio real de cultura, de concientización del medioambiente, de poder cuidar y preservar nuestros espacios y entornos más cercanos”.

Dentro de las acciones a desarrollar por el equipo educativo están el favorecer en niños y niñas el contacto directo con la naturaleza, a través de la implementación de un huerto, realizando trabajo práctico de siembra, riego y cosecha, utilizando el compostaje obtenido a través de los residuos orgánicos que se recolecten en la localidad. Además se implementarán estrategias de utilización de desechos orgánicos e inorgánicos a través de compostaje y reciclaje, favoreciendo la reducción de residuos en la localidad de Villa Amengual.