El Comité Regional de Aysén del Partido Comunista, junto con apreciar la movilización social que hizo posible el hasta ahora inevitable cambio constitucional, fue crítico del denominado acuerdo por la paz social, donde el oficialismo y la oposición se hicieron parte, sin considerar al PC y amplios sectores de la Oposición y principalmente a la Mesa de Unidad Social.

Aysen.- En ese sentido, el Partido Comunista señala que no se trata de un regalo que le estén haciendo al pueblo de Chile, sino que para el Gobierno fue una obligación buscar una salida, pero a la vez con este acuerdo, señalan, Sebastián Piñera probablemente logre terminar su mandato. Sin embargo y sobre todas las cosas, se trata de un triunfo del pueblo. “Por más que los medios y los poderes del estado intenten decir que todo ha terminado, nosotros seguiremos en la calle junto a las organizaciones sociales y sindicales, como lo hemos hecho desde siempre, sin descartar las instancias políticas de las cuales formamos parte para mejorar la metodología y procedimientos de este acuerdo. Porque, si bien se genera un compromiso, hay que decir que no consideró a las organizaciones sociales, ni sindicales, ni al movimiento social que generó el cambio que se está gestando en el país y desde allí no podemos menos que ser críticos de él”, precisó Samuel Navarro, secretario político del PC Regional Aysén.

Navarro insistió en que el Partido Comunista fue considerado a última hora para el acuerdo que se generó este viernes de madrugada, sin opciones de cambiar lo sustancial del mismo, ni ningún aspecto del acuerdo y que además éste no consideraba a las organizaciones sociales de la Mesa de Unidad Social Nacional, cuando son ellas las que deben ser parte de cualquier contrato que busque legitimidad“ y al movimiento social no se les preguntó absolutamente nada y luego se sale a dar una señal de aparente normalidad y fin de la movilización”, apuntó.

“Encontramos que existen muchos vicios o trampas en este acuerdo, como por ejemplo el poder de veto de 1/3 sobre la mayoría, lo cual intentaremos corregir desde el Congreso, además tampoco hay claridad de cómo se va a implementar una eventual Asamblea Constituyente, las cuotas de género, pueblos originarios o dirigentes sociales de base, porque si va a terminar haciendo igual que en las actuales circunstancias, qué opciones de representatividad va a tener”, se preguntó Samuel Navarro.

Mientras la consejera regional (PC), Marcia Nahuelquín, explicó su ausencia a las invitaciones del Gobierno para buscar una solución a la situación del país. En este sentido Nahuelquín Delgado fue clara en señalar, “que hasta ahora no hemos ganado nada concreto, lo único objetivo es que tenemos miles de detenidos, decenas de muertos y cientos de torturados, entonces no nos vamos a prestar para un acuerdo entre cuatro paredes, que dejan fuera al pueblo y a la mesa de unidad social. Seguiremos desde nuestro espacio político muy atentos a lo que ocurre, porque lo importante es asegurar la participación del pueblo en cada instancia. No nos restamos de la participación y de la búsqueda de acuerdos, pero deben ser de cara al país. Nosotros seguiremos en la calle con las organizaciones sociales de las cuales somos parte”, enfatizó.
Finalmente, el Partido Comunista advierte que “cuando existe voluntad política, se pueden hacer más rápidos los procesos, porque esperar un plebiscito hasta abril es mucho”, concluyó Samuel Navarro.