Más de una treintena de personas participaron la semana pasada en la “Ruta de la Memoria 2019”, que invitó a recorrer diversos lugares y espacios de Coyhaique, que guardan relación con las violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante la dictadura Cívico-Militar en Coyhaique.
Coyhaique.- La iniciativa se realiza por segundo año consecutivo por la Agrupación de Derechos Humanos de Coyhaique que, en esta versión, contó con apoyo y financiamiento de la Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en la Región de Aysén.
El Regimiento N°14 “Aysén”, el Cuartel de la Policía de Investigaciones, la 1ª Comisaría de Carabineros, la Casa de Juan Vera Oyarzún, detenido desaparecido de la Dictadura, y el Memorial de los Derechos Humanos, todos ubicados en el eje de Avenida Baquedano, entre calle Ejército y Colón, fueron el hilo conductor del recorrido que se desarrolló con testimonios y recuerdos de quienes a partir de 1973 fueron detenidos en Coyhaique, entre ellos María Vera Vera, detenida e interrogada a los 12 años, y Ariel Elgueta Velásquez, detenido en 1974 por ser dirigente estudiantil de la U. de Concepción y también de trabajadores del agro. Hoy ambos son miembros de la Agrupación de Derechos Humanos de Coyhaique.
La coordinación con la Red docente siglo XXI de Profesores de Historia de Coyhaique, permitió que jóvenes estudiantes también pudieran conocer de primera fuente los sucesos que acontecieron desde mediados de los años 70 en adelante en recintos militares y policiales de la zona, cuando ya el General Humberto Gordon Rubio era Jefe de la Región Militar y el Intendente de Aysén.

“NUNCA MÁS”

A partir de 1973, el Regimiento N° 14 “Aysén” ocupó su gimnasio como calabozos y se instaló una oficina especializada en inteligencia, como centro de operaciones, llamada “S2”, donde militares aplicaron diferentes métodos de interrogación, hostigamientos y torturas. La 1ª Comisaría de Carabineros y el Cuartel de Investigaciones, también funcionaron como centros de detención y tortura, siendo éste último solicitado al Consejo de Monumentos Nacionales por parte de Agrupación de DDHH de Coyhaique en 2017 que se declare Monumento Nacional para transformarlo en un Sitio de Memoria.
Los profesores de historia Katherine Subiabre, del Liceo República Argentina, y Benajmín Infante del Liceo Josefina Aguirre asistieron acompañados de alumnos, para aprovechar la Ruta de la Memoria como parte de la Unidad de contenidos de sus clases en tema Derechos Humanos y Memoria Histórica.
La docente Katherine Subiabre explicó que “quisimos plegarnos este día con estudiantes para ver el tema desde el punto de vista pedagógico y testimonial, donde lo importante es recalcar la historia viva, que están en los lugares y los testimonios, y así no olvidar, porque es muy importante y mucho más significativo para los jóvenes así, que leerlo desde un libro”.
Por su parte, Isabel Garrido, otra de las participantes, comentó que “Vine porque los protagonistas de la historia iban a contarla, eso es muy emocionante y es súper fuerte, escuchar de primera fuente los relatos de lo que antes solo leí en los libros, y poder hacer preguntas de algo que aún es historia viva”.
En la misma línea, Patricio Silva Chiguay, vecino de Coyhaique, reconoció que era la primera vez que hacía una ruta de la memoria, “y recorrerla con gente que estuvo presente en la dictadura de Estado es fuerte, también conocer a las mismas personas, familiares y cercanos, hay muchos lugares que faltan por recorrer, y es triste lo poco que sabemos sobre esto en Aysén, siendo que somos poca población y saber lo que fueron las derechos humanos es muy valioso, y espero continúe por la memoria histórica y para que nunca más ocurra”.
El estudiante de 3er año medio del Liceo República Argentina, John, Zúñiga relató que “hicimos el recorrido de la historia y lo encontré muy bueno, porque demuestra todo lo que pasó con las torturas, pero falta un sitio de memoria, porque solo podemos observar por fuera sin poder entrar a los lugares, y me impactó la historia del papá de la señora María Vera, cuando relato que supo que su papá fue torturado y estaba en estado deplorable”.
Finalmente, María Vera, de la Agrupación de Derechos Humanos de Coyhaique, comentó que “la Ruta es una actividad muy emotiva en lo personal y aun más con la participación de los jóvenes, su compromiso con la memoria y la búsqueda de la verdad y la justicia, por eso me dio mucho gusto ver a estos jóvenes que escuchan con atención y que pregunten, que tengan la inquietud de saber y acompañados de profesores que practican la pedagogía de la memoria que hace falta en este país, donde por años ha imperado la impunidad y hasta hoy el negacionismo”.
Durante este mes, se espera desarrollar una nueva Ruta de Memoria y un diálogo ciudadano en el marco de la conmemoración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.