Proyecto que se aprobó en la Cámara de diputados permite terminar con esta discriminación que afectaba a quienes trabajan en este tipo de establecimientos.

Valparaíso.- El diputado DC Miguel Ángel Calisto votó favorablemente el proyecto de ley que interpreta una norma del Estatuto de los Asistentes de la Educación Pública, para clarificar que los auxiliares y administrativos de los establecimientos educacionales particulares subvencionados sean considerados como asistentes de la educación.

El parlamentario explicó que “en abril aprobamos una ley que hacía aplicables los derechos del Estatuto de los Asistentes de la Educación para todos los que desarrollan sus funciones en establecimientos que reciben subvención por parte del Estado”.

“En ella se buscaba homogeneizar el derecho a vacaciones, incorporando a quienes estaban excluidos de ese derecho, particularmente en el caso de aquellos que se desempeñan en colegios particulares subvencionados y en el sector municipal, de modo que todos los trabajadores del sector tengan vacaciones que duren la misma cantidad de tiempo”, afirmó.

Calisto agregó que “sin embargo, un dictamen de la Dirección del Trabajo de julio de este año estableció que la aplicación de las normas indicadas a los asistentes de la educación de establecimientos particulares subvencionados, se circunscribe, exclusivamente, a aquellos que prestan servicios en educación parvularia, básica y media, vale decir, a quienes cumplen labores relacionadas con el proceso de aprendizaje y de mejoramiento de la educación, por lo que se dejaba excluido de estos beneficios a los asistentes de la educación que cumplen funciones administrativas o auxiliares en establecimientos particulares subvencionados”.

El diputado Calisto señaló que “por eso, esta ley que hoy aprobamos soluciona este problema, partiendo por definir que asistentes de la educación son quienes colaboran en el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes y la correcta prestación del servicio educacional, a través de funciones de carácter profesional, sean del estamento técnico, administrativo o auxiliar, realicen sus tareas en aula o fuera de ellas y que presten servicios en educación parvularia, básica y media, en establecimientos que reciban subvención por parte del Estado, cualquiera sea su forma de organización”.

Finalmente, el legislador señaló que “se trata de una gran noticia. Este proyecto quedó listo para ser publicado y comenzar a regir como ley, para que los auxiliares y administrativos de los establecimientos educacionales, que cumplen un importante rol en el proceso educativo, sean reconocidos como asistentes de la educación, y puedan recibir los beneficios establecidos para ellos”.