Contentos y agradecidos se mostraron los pobladores de Villa Ñirehuao tras la noticia de que el Jardín Sobre Ruedas (JSR) de Fundación Integra comenzará a atender a los niños que ahí viven desde el mes de marzo pudiendo entregar una respuesta concreta en materia educacional en Primera Infancia para este sector.

La directora regional de Fundación Integra, Isabel Roncallo Fandiño tras la reunión destacó la importancia de “poder entregar educación en estos sectores tan aislados y con características tan diferentes a las ciudades más grandes. Estoy contenta porque como Fundación estamos pudiendo llegar a estas zonas, entregando educación de calidad”.

El Jardín Sobre Ruedas entrega educación parvularia gratuita a los niños de las zonas rurales y urbanas de difícil acceso. Esta Modalidad No Convencional consiste en un vehículo completamente equipado con materiales pedagógicos que recorre distintas localidades de las comunas de Coyhaique y Puerto Aysén buscando llevar el jardín infantil hacia aquellos lugares donde factores como la baja densidad poblacional y la dispersión geográfica, dificultan la instalación de un establecimiento formal.

Para poder lograr esto es que una educadora y un animador-conductor visitan cada localidad, un día a la semana, transformando un espacio cedido por la comunidad en una sala educativa donde, por un mínimo de 4 horas, se reúnen niños y niñas, junto a sus familias, para participar de experiencias educativas.

La educadora del JSR, Joselyn Orellana Delgado se mostró “contenta ya que vamos a poder ayudar a familias que lo necesitan. Estamos muy entusiasmados de poder apoyarlos en su rol parental, de poder intervenir en la comunidad ya que hay hartas personas con las que podemos trabajar y poder responder al ideal de Fundación Integra que es entregar educación de calidad a los niños y familias que no tienen acceso a una educación formal”.

Desde Fundación Integra se recalca el rol que cumple la familia en esta modalidad, ya que su presencia permite fortalecer la instancia educativa al compartir cada encuentro con sus hijas e hijos, además de participar activamente de las de las experiencias, con el propósito de aprender nuevas estrategias y favorecer los aprendizajes de sus niños y niñas e enriquecer sus prácticas de crianzas.

Andrea Fernández Vargas, una de las futuras apoderadas del Jardín Sobre Ruedas tras la presentación oficial de la Modalidad No Convencional destacó que “la educación es un derecho y un deber en los niños en la Primera Infancia y creo que es algo fundamental”. A la vez, valoró la calidad del “material que entregan y traen. Se ve que la tía es bien lúdica y creo que les va a enseñar de una manera que a los niños les va a gustar”.

Es importante destacar que tras la jornada, las familias se llevan ideas y tareas con actividades educativas para desarrollar en sus casas el resto de la semana permitiendo con esto reforzar el área de aprendizaje que se está trabajando.

Finalmente, cabe destacar que la modalidad del Jardín Sobre Ruedas, tiene como propósito ofrecer a niños y niñas de educación inicial de calidad, pertinente a sus necesidades e intereses y características de aprendizaje, a través de un trabajo en conjunto con las familias y la comunidad local en que se desarrolla.