A pocos días de que se cumplan los dos primeros años de gestión del Gobierno, la actualidad nos obliga no solo hacer una evaluación de lo que hemos avanzado y lo que tenemos pendiente, sino que además de la realidad que vive hoy nuestro país, y de mucho más cerca, de lo que estamos viviendo a diario en nuestras regiones y, sobre todo, en nuestras ciudades.
Aysen.- Cada vez que transitamos por nuestras calles percibimos el cambio en la imagen del espacio urbano y, por ende, del país, en comparación con lo que había antes del mes de octubre del año pasado y todas las consecuencias que ello trajo. Caminar antes y ahora por nuestras ciudades no es igual para nadie ni nos puede dejar indiferentes ni de manos cruzadas y menos, a la espera de ver qué es lo que pasa o cómo se vienen los próximos meses.
Me han manifestado dirigentes y personas a las que atendemos diariamente que sienten a sus ciudades blindadas, con fachadas de edificios públicos tapadas y un comercio con sus vitrinas enrejadas. A esto se suman semáforos y señalética dañada, y entonces nos surge de manera reiterada la pregunta de cómo podemos colaborar cada uno desde su posición y desde su función, para que las familias vuelvan a sentir que las ciudades les pertenecen y que la seguridad va a estar presente nuevamente, más y mejor. Es justo para los habitantes puedan recuperar sus espacios públicos, muchos de ellos que no sólo se han construido con inversión pública, sino que con el aporte creativo y el esfuerzo de todas las familias de nuestro país. Son ellos los que saben de sus necesidades y de darle vida a nuestros mobiliarios.
Hoy nos comprometemos con arreglar los semáforos, una realidad que afecta directamente a nuestra capital regional, donde la destrucción de señalética también ha significado serias dificultades en el ordenamiento del flujo vehicular y los tiempos de traslado. Esta lamentable situación se podría complicar aún más con el retorno a las actividades escolares. Es una pena ver el daño efectuado al Paseo Horn, lugar de encuentro y de actividades culturales. Se priorizará la gestión que nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera, del diseño participativo y de esfuerzos compartidos con otras instituciones públicas, que tiene que ver con lo antes mencionados y con la restauración de las fachadas de algunos edificios público; el descubrir entradas y ventanas de los negocios, bancos y servicios, permitiendo que volvamos a ver ciudades que se proyectan y crecen en base al ordenamiento y la tranquilidad que necesitamos.
Necesitamos ver otra vez ciudades en movimiento, por eso valoramos el esfuerzo y el aporte que está haciendo en esa línea nuestro ministro de Vivienda y Urbanismo Cristian Monckeberg en todo Chile. Sin embargo, esta es una tarea de todos, donde nosotros haremos los esfuerzos que estén a nuestro alcance, pero donde cada ciudadano y cada familia tiene mucho que hacer y que decir sobre el futuro que quieren para sus centros urbanos, que son finalmente el lugar donde vivimos, donde crecen nuestros hijos y donde nos proyectamos para construir un país cada vez mejor.