A la fecha, siete son los casos confirmados por Coronavirus, COVID19, cinco de ellos vinculados a industria salmonera, quienes en su mayoría corresponden a trabajadores con residencia en otras zonas del país.

Aysen.- A través de una carta enviada al Ministro de Salud, Jaime Mañalich, los senadores Ximena Órdenes Neira y David Sandoval Plaza, solicitan el cierre de la región de Aysén para el ingreso y salida de trabajadores que no ejerzan su labor en la zona, además de evaluar la implementación de una cuarentena cuando corresponda, acción que se suma, a la declaración que suscribieron junto a consejeros regionales y alcaldes durante los últimos días.
En el documento, ambos parlamentarios coinciden en la legítima preocupación que existe a nivel local, dado que de los siete casos registrados hasta la fecha por Coronavirus, COVID19, cinco son ligados a la industria salmonera, trabajadores que en su mayoría provienen de otras zonas del país. “Esto ha generado preocupación, sobre todo considerando el importante número de trabajadores y trabajadoras que provienen de otras regiones, quienes llegan a Aysén a prestar servicios laborales”, señalan.
Pero este riesgo, advierten, no solo es propio de la industria salmonera, sino que también los hay en diversas obras públicas con rotación de trabajadores externos, como en Carretera Austral Norte y Sur, además de obras públicas en general, sin mayores controles sanitarios, insuficientes o muy vulnerables.
Además, indican que la región, pese a los esfuerzos, no cuenta con personal de alta calificación y por ende, está abierta a los riesgos de potenciales contagios, como sucedió con el paramédico que atendió a paciente británico de crucero que desembarcó a mediados de marzo en Caleta Tortel y que fue reportado como el primer caso oficial en la región. “Hubo una cadena de errores, desde la autorización de desembarco del crucero hasta el tratamiento de los visitantes, lo cual puso en riesgo a la comunidad de Caleta Tortel y provincia Capitán Prat”, indican en el documento.
En esa línea, los representantes de la región en la Cámara Alta, señalan que la misma inquietud se genera con los trabajadores vinculados a empresa salmonera en la comuna de Aysén y el último caso positivo, correspondiente a trabajador de la comuna de Chile Chico. “Aquí no hubo medidas de seguimiento y control efectivo de las 14 personas que aparecen vinculadas al contagiado y que podría gatillar una situación más compleja”, señalan.
En la carta, Sandoval y Órdenes subrayan la condición de aislamiento en la que se encuentra la región, respecto al resto del territorio nacional, lo que hace necesario medidas contundentes que permitan controlar un eventual aumento de contagios. “Las características geográficas de la zona, hace que quienes requieran de una atención de salud, deban recorrer grandes distancias de traslado para sus atenciones, ámbito que además puede generar problemas de abastecimiento futuro”, precisan.
En ese sentido, señalan que la Red Asistencial de Salud se encuentra en proceso de readecuación, a consecuencia de esta crisis sanitaria, quedando en evidencia su déficit, tanto en recursos físicos como humanos, que permitan cubrir de manera satisfactoria los requerimientos de la población. “Actualmente, existen doce camas para pacientes criticos y un total de diecinueve ventiladores, los cuales se encuentran radicados en el Hospital Regional de Coyhaique, situación problemática si con el pasar de los días aumenta la probabilidad de personas que requieran su utilización. Advertimos también, la insuficiencia de profesionales y técnicos de la salud contratados, siendo necesario contar con la mayor cantidad de personal para prestar servicios en caso de mayor número de propagación del virus”, puntualizan en la misiva.
Con todo, coinciden en que deben existir acciones que profundicen medidas efectivas de aislamiento social, para así evitar la propagación del virus y proteger la salud a la población.
Por ello, solicitaron formalmente al ministro Jaime Mañalich, implementar un cordón sanitario para la Región de Aysén, impidiendo el ingreso y salida de cualquier trabajador o trabajadora que no ejerza labores en la zona; decretar cuarentena total para la región; y profundizar los mecanismos de fiscalización y medidas preventivas adoptadas por la autoridad sanitaria regional, para el cumplimiento de protocolos establecidos.
Por último, en el documento también solicitan la urgente puesta en marcha del Hospital de Cochrane, recinto que lleva terminado hace un año, y también disponer de equipamiento e implementación apropiadas para las barreras sanitarias, ante falencias detectadas.