Gendarmería puso en marcha, a nivel nacional, un innovador sistema de visitas para los internos, a través de videoconferencias, que les permite mantener el contacto con sus familiares y amigos, pero sin tener interacción física con ellos, con el fin de tomar todas las precauciones para evitar un posible contagio de Coronavirus en la población penal.
Coyhaique.- En la región de Aysén la medida partió esta semana como un plan piloto, y ya se está operativizando en las cuatro unidades penales del sistema cerrado, en el contexto de la emergencia sanitaria, siendo esta una más de las múltiples acciones que Gendarmería ha venido implementando para enfrentar la crisis.
En el caso de Coyhaique se habilitaron tres módulos con webcam para que se puedan llevar adelante las visitas virtuales “en este establecimiento ya están instalados los equipos computacionales dotados con cámaras web, con el objeto de que sean utilizados y se realicen estas visitas virtuales con nuestros internos. Ya están operativos y en la actualidad hemos realizado pruebas con distintos internos con muy buenos resultados, con el fin de facilitarles esta instancia de encuentro con su familia” explicó el al alcaide del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Coyhaique, teniente coronel Alex Miranda Torres.
Con la finalidad de disminuir al máximo el contacto con personas del exterior y así evitar riesgos de contagio, las unidades de Puerto Aysén y Chile Chico ya habían dejado de recibir visitas de forma voluntaria y a partir de este diez de abril se pliegan las restantes, de allí la relevancia de implementar la tecnología como medida paliativa a las medidas restrictivas que se están implementando.
“Para quienes no cuentan con la modalidad de visitas virtuales, también se implementaran llamados telefónicos, pero además tanto las atenciones de los abogados de la defensoría, como las audiencias de tribunales se están desarrollando de forma remota a través del sistema de video llamadas” agregó Miranda Torres.
Esta medida que se está implementando en Coyhaique, Puerto Aysén, Chile Chico y Cochrane busca garantizar los derechos que posee cada persona que hoy cumple una condena, de poder recibir visitas sin exponer su salud, disminuyendo las posibilidades de contraer Coronavirus en internos y también en funcionarios, por medio de las herramientas que pone al servicio la tecnología.