La parlamentaria ingresó esta iniciativa legislativa que busca aliviar la situación tributaria de aquellos contribuyentes que pactaron este acuerdo y suspender por seis meses este compromiso y que puedan acceder a una posterior reprogramación.

Aysen.- La Diputada de Renovación Nacional, Aracely Leuquén, presentó un proyecto de resolución para pedir al Gobierno que instruya a la Tesorería General de La República que suspenda de manera transitoria el pago de las cuotas de aquellos contribuyentes que firmaron convenio de pago, antes del inicio de la crisis por Covid-19 en el país.

La idea de la parlamentaria es que esta suspensión se prolongue por los próximos seis meses -lapso de tiempo en el que se espera sea superada la pandemia- y así evitar acciones legales de parte de la entidad en contra de aquellos que se vean impedidos de cumplir con este compromiso, independientemente del tipo de deuda que originó dicho convenio. Asimismo, una vez transcurrido los seis meses de suspensión, reprogramar dichas cuotas.

“Hoy nos vemos sumergidos en una crisis económica que ha afectado sin duda el interés pecuniario de cada uno de los chilenos, sin embargo, el compromiso de los contribuyentes es siempre prioridad para la autoridad, es por ello que este tipo de convenio resulta fundamental para consagrar el efectivo pago de impuestos y créditos fiscales”, sostuvo la parlamentaria.

El citado convenio de pago de deudas fiscales entre el contribuyente y la Tesorería General de la República, permite que aquellas personas naturales y jurídicas que no han podido cumplir con sus compromisos tributarios opten a pagarlas por medio de un programa de cuotas en un plazo no mayor de 24 meses.

A juicio de la legisladora RN por la Región de Aysén, esta suspensión “beneficiaría a miles de trabajadores a honorarios, prestadores de servicios independientes, pequeñas y medianas empresas”.

“La reprogramación de las seis cuotas asegurará el cumplimiento de las mismas sin la necesidad de iniciar acciones legales por no pago, y a su vez, disminuirá considerablemente la carga financiera de aquellos contribuyentes que se vieron en la obligación de optar a este beneficio, toda vez que el escenario económico que se avizora resulta desfavorable para los trabajadores a honorarios, y más aún, para aquellos que en este período han tenido que lamentar la pérdida de su actividad laboral”, finalizó.